Connect with us

Revista de Ocio

Restaurar muebles es fácil… ¡y divertido!

Publicado

el

Muebles y decoración Tendencias

Foto: Christin Klose/dpa

(dpa) – Cuando se dañan las superficies y los muebles comienzan a tambalear, muchas personas decretan que llegó el momento de deshacerse de armarios, cómodas, mesas y sillas hasta entonces muy queridas.

Sin embargo, vale la pena mirar un poco más de cerca, ya que muchas veces es posible reparar un mueble defectuoso con unos pocos pasos. A continuación, algunos consejos:

– Arañazos y rayones en la madera

Los rayones superficiales en el barniz pueden ser disimulados con brillo para muebles o unos lápices especiales. Para las rajaduras más marcadas hay que usar cera. A veces también es posible reparar los muebles con ceras blandas o duras, que vienen incoloras o en varios tonos de madera.

Esta masa se vende en forma de barritas o lápices y suele incluir con una pequeña espátula con la que se introduce la cera en la rajadura. También traen una suerte de cepillo de carpintero para quitar el material excedente.

La cera blanda se puede amasar con las manos, mientras que la dura debe fundirse primero. La blanda más adecuada para rellenar rayones finitos y orificios pequeños. La dura es más resistente y por eso mejor para daños más marcados. Después de restaurarlas con cera, las superficies deben ser selladas con un barniz incoloro.

– Barniz descascarado

Cuando el barniz del mueble es tan viejo que se desprende o descascara en varias partes, lo ideal es lijar toda la superficie. Esto también es necesario cuando está desteñida o muy sucia.

Una vez que se llega a la madera pura, hay que lijar y luego humedecer, por ejemplo, con una esponja con agua tibia, que ayuda a que los poros de la madera se ensanchen y vuelvan a absorber pintura. Antes de pintar, conviene volver a lijar con papel de lija de grano 220 ó 280 y cepillar.

– Superficies diferentes

A veces es solo el color lo que hace que un mueble se vea anticuado. Por eso, lo mejor es probar con los tonos favoritos. Un viejo armario de cocina de estilo rústico puede verse de repente completamente distinto y mucho más moderno si se lo pinta de rosa fuerte o turquesa.

Pero la pintura no es la única opción, hay otros materiales para embellecer muebles. Sobre una superficie antigua de madera se pueden pegar tiras de mosaicos de vidrio, las de plástico o material sintético pueden ser recubiertas con vinilos decorativos.

Los taburetes y sillas de madera se pueden volver más cómodos colocándoles algo de gomaespuma y recubriendo el asiento con textiles bonitos. Para ello no se necesita mucho más que la tela y una grapadora. Los frentes de los cajones también se pueden embellecer con telas.

Incluso se pueden colocar trenzas y cintas tejidas a los lados de cada estante, fijadas con grapas, mientras que un borde con clavos de tapicería siempre hace que un mueble se vea más llamativo.

También es posible lijar finamente los muebles de madera aglomerada para darles luego un nuevo color con una capa de laca especial. Sin embargo, esto no es tan fácil, ya que las superficies pueden formar burbujas o hincharse. En estos casos, conviene probar primero en una parte del mueble que no sea muy visible.

Otra alternativa son los vinilos autoadhesivos. El único problema con ellos es que se requiere de cierta destreza para colocarlos y resultan bastante caros si se los usa en superficies grandes.

– Patas de muebles que se mueven

Las sillas de madera suelen volverse inestables con el tiempo. El pegamento de las conexiones cede y el respaldo y las patas de la silla comienzan a tambalearse.

En estos casos, lo mejor es desmontar el mueble por completo y volver a unir cada una de las partes. También hay que reemplazar las clavijas viejas por otras más nuevas que hagan juego. Las partes de la silla que tienen la mayor carga deberían ser pegadas nuevamente con cola de carpintero.

Además, las patas de las mesas y sillas que se mueven deben ser fijadas nuevamente con unas piezas angulares de metal que vienen en distintos tamaños y se atornillan bajo la mesa o el asiento de la silla.

– Agujeros de bisagra viejos y tiradores gastados

Cuando se sale la bisagra de una puerta, se puede reparar el agujero de la perforación con un pegamento de dos componentes. Esta pasta se coloca directamente en la abertura con la bisagra o se coloca primero la masa. Una vez que haya endurecido, se la perfora para colocar una nueva bisagra.

Reemplazar los tiradores viejos de un mueble por nuevos es algo bastante fácil. Simplemente hay que desatornillar los antiguos y reemplazarlos por otros. Si es necesario hacer un nuevo orificio para atornillarlos, se puede cerrar el antiguo con cera blanda del color de la madera del mueble.

En tanto, los herrajes de latón deslucido vuelven a brillar si se los frota con lana de acero. Sólo hay que lijarlos, quitar el polvo y pintarlos con un poco de laca.

Por Evelyn Steinbach (dpa)

 

Advertisement

LO MÁS VISTO !!