Connect with us

Década 2020

Pixel 5 y 4a 5G: Google cambia estrategia y apuesta por la gama media

Publicado

el

La pantalla del Pixel 5, de seis pulgadas, es notoriamente más pequeña que la de otros móviles Android. Foto: Zacharie Scheurer/dpa

(dpa) – Sin teleobjetivo, valores mediocres en cuanto a rendimiento del procesador principal, sin reconocimiento facial: a primera vista parecería que con sus dos últimos modelos de la familia Pixel, Google se estuviera despidiendo de la gama alta de teléfonos inteligentes. En las pruebas prácticas, sin embargo, el Pixel 5 y el Pixel 4a 5G dejan una impresión predominantemente positiva.

En la presentación del Pixel 5, el jefe de Hardware de Google, Rick Osterloh, definió claramente el rumbo que seguirá su compañía: “En este momento, el mundo no parece necesitar otro smartphone de 1.000 dólares”.

El nuevo teléfono insignia de la serie Pixel es un ejemplo claro de esta nueva estrategia. El dispositivo ya no se puede desbloquear con el reconocimiento facial y tampoco cuenta con la funcionalidad “Active edge” del modelo Pixel 4, que permitía activar el asistente de voz de Google u otras funciones presionando ambos laterales del dispositivo.

También se eliminó la tecnología “Motion sense”, con la que el Pixel 4 podía reconocer gestos para controlar el dispositivo. Por otra parte, es verdad que, en tiempos de pandemia y mascarillas, la función “Desbloqueo facial” no sirve de nada. Además, Motion Sense había sido percibido por muchos usuarios de los modelos Pixel como un accesorio inútil, y el Asistente de Google también puede ser activado cómodamente a través de un comando de voz.

La duración de la batería, por otra parte, es fundamental para muchos propietarios de teléfonos inteligentes. El Pixel 4 se suministraba con una pequeña batería de 2.800 miliamperios. En el Pixel 5, Google ha decidido subir el listón y proporciona una opulenta batería de 4.080 miliamperios que garantiza una autonomía que permitirá pasar el día sin recargar el dispositivo.

El Pixel 5 ni siquiera es particularmente grande: la pantalla OLED mide solo seis pulgadas, significativamente menos que otros teléfonos Android de gama alta como el Samsung S20 Ultra. Para optimizar aún más la duración de la batería, Google ofrece ahora el “Modo extremo de ahorro de batería”, que deja funcionando solo las aplicaciones previamente seleccionadas.

La pantalla, con una resolución de 2.340 por 1.080 píxeles (432 PPI), es compatible con el estándar HDR10+, lo que permite mostrar un rango de color y contraste significativamente más amplio. Con una tasa de refresco de 90 Hertz, el Pixel 5 no alcanza los valores máximos de competidores como el OnePlus 8T, pero en la práctica la diferencia no es perceptible, ya que el dispositivo ofrece una experiencia de uso veloz y fluida.

El nuevo buque insignia de Google está en condiciones de hacer frente a las dificultades de la vida cotidiana. Con una certificación IP68, el Pixel 5 está óptimamente protegido contra el polvo y los líquidos. Los bordes y la capa de protección Gorilla Glass 5 garantizan una pantalla altamente resistente.

En cuanto a la cámara, de ya acreditadas prestaciones, no hay muchas diferencias. A pesar de estar muy rezagado en comparación con las altas resoluciones ofrecidas por otros fabricantes, el dispositivo utiliza el mismo sensor de 12 megapíxeles de Sony incorporado ya en el Pixel 2.

Los colores de la cámara principal son muy naturales. La cámara del Pixel 5 funciona consistentemente con contrastes claros y oscuros. El modo nocturno, durante mucho tiempo sin poder ser igualado por la competencia, se enciende ahora automáticamente sin necesidad de ser activado manualmente.

Como en el Pixel 4, Google incorpora en el Pixel 5 dos objetivos, pero las distancias focales han cambiado. El Pixel 5 equipa una cámara gran angular y otra ultra gran angular. Para el Pixel 4, Google había optado por un teleobjetivo en lugar de un gran angular. Pese al excelente rendimiento de las dos lentes del Pixel 5, en la práctica sí que se echa de menos el teleobjetivo.

Por otra parte, Google ha mejorado las prestaciones de vídeo del Pixel 5, que ahora también puede filmar en una resolución de 4K a 60 fotogramas por segundo. Google promete para las filmaciones una especie de zoom de audio que permite enfocar el sonido en el área que también es visible en la imagen.

Los expertos de la compañía aclaran que esta función no es un dispositivo de escucha direccional, sino que es simplemente una característica para asegurarse de que en una fiesta familiar un discurso no se pierda en el murmullo general.

Para sus nuevos modelos, Google apuesta por el procesador Snapdragon 765G, que también se utiliza en otros ambiciosos dispositivos de gama media como el OnePlus North. El sistema de un solo chip también incluye el módem 5G, con lo cual el Pixel 5 está preparado para transmitir en la red de la quinta generación de teléfonos móviles.

Los nuevos integrantes de la familia Pixel también incluyen una genial función de Google: la función de grabadora de audio. Esta permite la transcripción, en tiempo real, de grabaciones a texto sin estar conectado a Internet. Hasta ahora, esta solo funciona para el inglés, pero Google ha prometido incorporar más idiomas en el futuro.

Paralelamente al Pixel 5, Google también lanza al mercado el Pixel 4a 5G, con una pantalla de 6,2 pulgadas. La batería de 3.885 mAh es casi tan grande como la del Pixel 5. El dispositivo incorpora el típico conector de audio Jack de 3,5 mm, ausente en el Pixel 5 a favor de una mayor resistencia al agua.

La pantalla del 4a 5G tampoco es tan resistente a los arañazos como la del Pixel 5, ya que está protegido solamente por Gorilla Glass de clase 3. También presenta pequeños recortes en la tasa de refresco, lo que disminuye la fluidez de movimiento. El 4a 5G lleva el mismo chip principal, pero cuenta con 2GB menos de memoria que el Pixel 5.

A pesar de su carcasa de aluminio, el Pixel 5 puede cargarse de forma inalámbrica. Además, cuenta con “carga inversa”, por lo que puede usarse para cargar auriculares u otros dispositivos a través de su parte trasera. El Pixel 4a 5G carece de estas funciones.

Conclusión: Google se despide de la gama alta con estilo. Puede que el Pixel 5 no tenga un procesador puntero o un teleobjetivo, pero, aun así, promete un buen rendimiento en el día a día. La cámara responde con rapidez y suministra excelentes imágenes. ¿Y las funciones eliminadas? Nadie las echará de menos.

Por Christoph Dernbach (dpa)

 

Advertisement

LO MÁS VISTO !!