Netflix estrena la película alemana “Betonrausch”

Berlín, 15 abr (dpa) – Con una fiesta de excesos comienza el drama alemán “Betonrausch” (“Rising High”) que la plataforma de streaming Netflix pondrá a disposición en todo el mundo a partir de este viernes y que recuerda en parte a “El lobo de Wall Street” con Leonardo DiCaprio.

La película gira en torno a la vida del estafador Viktor Steiner, interpretado por David Kross. Éste despierta con resaca al día siguiente del festejo y con la Policía ingresando a su mansión. Lo acusan de corrupción, lavado de dinero y evasión impositiva.

En los siguientes 90 minutos, el espectador se entera de cómo fue el descenso moral de Viktor. Se traslada sin dinero a la ciudad de Berlín, trabaja en la construcción y no consigue vivienda. Cuando falsifica un contrato de trabajo y consigue así que le adjudiquen un lujoso penthouse, concluye que vale la pena seguir en ese camino.

Siempre sonriente, permite pasar la noche a trabajadores búlgaros en su vivienda cobrándoles alquiler. En una fiesta que éstos organizan, conoce al criminal Gerry (Frederick Lau), quien lo provee con fiestas, drogas y contactos en el submundo de la delincuencia.

Los dos tienen una idea: En ventas judiciales, adquieren viviendas a precios relativamente bajos y las venden con sobreprecio. Los interesados consiguen crédito con la asesora bancaria Nicole (Janina Uhse), que pasa así a integrar el trío de estafadores.

“Todas las personas tienen algo en común: son codiciosas”, le dice Viktor a sus compañeros. El estafador tiene cada vez menos escrúpulos. “Hay momentos en los que podría sentir compasión, pero no se lo permite”, dijo a dpa el actor principal Kross. “No piensa en los daños que sufren sus víctimas”.

Mientras que su cómplice Gerry tiene una esposa y dos hijos, Viktor cae cada vez más bajo. Tampoco su nuevo amor Nicole le ofrece sostén. Al contrario. “Al principio parece una amable asesora bancaria. Pero pronto se ve que es mucho más que eso y tiene su propia cabeza”, señala la actriz Uhse. “Incluso le lleva ventaja a los hombres, que en realidad son los estafadores”.

En el transcurso de la película, que Netflix describe como una mezcla de drama y comedia, queda en claro por qué Viktor tiene esa fijación con el dinero. Su padre quebró por retrasarse en el pago de impuestos y, al parecer, su esposa lo abandonó por eso.

El estafador nunca pudo procesar ese drama de la infancia. “Perder no es una opción para mí. No ante las autoridades fiscales”, asegura Viktor cuando ya se encuentra entre la espada y la pared.