Monedas de colección más codiciadas

Se conoce como numismática al estudio de toda clase de monedas. Se considera un campo extenso, por cuanto se dice que no hay un bolsillo que pueda lograr tenerlo todo o coleccionarlo todo. Sin mencionar que la búsqueda de estos tesoros es realmente difícil. Entonces, ¿es posible tener una colección de monedas?

¿Cómo saber si la moneda es de colección?

Entre más antigua sea una moneda es digna de ser coleccionada y por ende, el valor de esta es mucho mayor. Vale mencionar que cada una de estas piezas trae consigo una procedencia, historia, valor y por supuesto, precio.

El valor de una moneda de colección es determinado por varios factores: autenticidad, es decir, si es original; por su pureza, de acuerdo al tipo de material con el que se ha fabricado; su origen y antigüedad (ambos son conocidos en la inscripción de la moneda.

También hay que considerar los errores que pueda tener la moneda. Por ejemplo, puede que tenga fallas de fabricación como exceso del material o cuños rotos. Para ello, se recomienda examinarla cuidadosamente y compararla con otros ejemplares.

El valor de la moneda va determinado por su antigüedad. Para ello es necesario fijarse en su estado de conservación. Todas estas características llevan al precio. Las subastas son una guía importante para conocer estimar el precio justo de la moneda. En caso de no encontrar una moneda igual en el mercado, la guía siguiente será una con características similares. En https://monedasantiguas.net  puedes encontrar la ayuda que necesitas en este aspecto.

Las monedas de colección más buscadas

Desde el año 2002, el euro se convirtió en la moneda oficial de España. No obstante, nadie puede olvidar que hace más de 130 años las pesetas eran las que dominaban el mercado. Hoy por hoy, españoles nostálgicos tienen muy bien guardadas algunos ejemplares de estas monedas.

Hasta el 31 de diciembre de 2020, se podrá realizar el canje de pesetas por euros. Se calcula que hay por lo menos 275 millones de pesetas repartidas por el mundo. A pesar de que luego del cambio de moneda se solicitó realizar un cambio en el Banco de España, es probable que no las consigan recolectar todas. ¿Cuál es la razón?

El valor de las pesetas aumenta con el tiempo. Por lo tanto, en vez de cambiarlas en el Banco, algunos tienen la firme convicción de que en unos años podrán venderlas por grandes sumas de dinero. Un ejemplo claro de ello es la moneda de 5 pesetas del año 1949 que pudiera costar hasta 20 mil euros, según su estado de conservación.

Otras monedas de colección son las de 100 pesetas de 1983 o la de 50 pesetas de 1984. Aunque no tienen tanto valor como la anterior pues su precio es de 45 y 70 euros aproximadamente, siguen siendo codiciadas por los coleccionistas.

Monedas más antiguas que las pesetas

Se tiene el conocimiento de que solo existen 7 ejemplares del Centén Segoviano, también conocido como los 100 escudos de oro. La moneda más antigua data del año 1609, por cuanto pudo ser vendido en casi 950 mil euros.

Una moneda de gran valor como el Centén es la Onza Española u 8 escudos. El peso aproximado de estas monedas es de 27 gramos. No obstante, el valor de colección es de 600 mil euros o así se vendió una de estas, acuñada por Felipe IV en el año 1652.

Ahora bien, hay otras monedas más antiguas y gran valor para los coleccionistas. El Dólar flowing hair de 1794 alcanzó el precio de más de 9 millones de euros. ¿Por qué ese precio para una sola moneda? Este fue el primer dólar estadounidense fabricado. La fecha de su inscripción es de 1974, y solo permaneció en circulación por dos años. Actualmente se considera una joya de la corona.

Las monedas romanas siempre están presenten dentro de una colección. El medallón del emperador Majencio (8 áureos) está fabricada con 42gr de oro. Las imágenes que se muestran en la moneda simbolizan el poder imperial, por cuanto es una auténtica joya. No es de extrañar que alcanzara el valor de más de 1 millón de euros.

SI  un coleccionista desea tener una moneda rara y valiosa, debe hacerse de 8 reales de real de catorce. Su rareza es la cualidad que le confiere un valor de más de 50 mil euros.