Misión naval “Irini”: Alemania enviará a la fragata “Hamburg”

Foto: Mohssen Assanimoghaddam/dpa

Bruselas/Wilhelmshaven (Alemania), 28 jul (dpa) – Alemania enviará la semana que viene la fragata “Hamburg”, con unos 250 soldados a bordo, al mar Mediterráneo como participación en la misión naval “Irini” de la Unión Europea (UE) para vigilar el embargo de armas impuesto por las Naciones Unidas (ONU) a Libia.

Según informaciones de dpa, la fragata llegará a la zona de despliegue a mediados de agosto.

La meta declarada de la operación “Irini” (“EUNAVFOR MED IRINI”) es estabilizar la convulsionada nación norteafricana así como respaldar el proceso político de paz que lideran las Naciones Unidas.

Entre las tareas especificadas se cuentan reunir información sobre la entrada y salida ilegal de armamento, así como el control y revisión de todas las embarcaciones que se sospeche estén violando el embargo de armas. Asimismo se vigilarán las salidas ilegales de petróleo desde Libia.

Libia, país rico en petróleo, se ha visto sacudido por una sangrienta guerra civil desde el derrocamiento del antiguo gobernante Muamar al Gaddafi en 2011. Las tropas del Gobierno son apoyadas principalmente por Turquía, sus oponentes por Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Rusia.

Todos los intentos de mediar en el conflicto han sido infructuosos hasta ahora, incluyendo una conferencia celebrada en enero en Berlín.

Para la UE, la solución del conflicto es también importante porque el estado caótico del país favorece el negocio de las bandas de trata de personas que llevan migrantes ilegalmente a Europa a través del Mediterráneo.

Los países sospechosos de violar el embargo de armas de la ONU son Turquía, los Emiratos Árabes Unidos y Rusia.

Turquía es acusada por Francia, entre otros, de suministrar material de guerra a las tropas del Gobierno libio de unidad. Turquía, por otra parte, acusa a países como los Emiratos Árabes Unidos de apoyar al opositor del Gobierno, el general libio Chalifa Haftar, suministrándole armas.

Alemania, Francia e Italia amenazaron incluso con imponer sanciones a los países que violen el embargo de armas de las Naciones Unidas impuesto a Libia. La amenaza se produjo por iniciativa de Francia después de que un buque de guerra turco impidiera recientemente a una fragata francesa inspeccionar un buque de carga sospechoso.

Además de los buques, también se utilizan aviones y satélites para vigilar el embargo de armas. Alemania apoya la operación “Irini” desde mayo con un avión de patrulla marítima P-3C Orion. A esto se suma personal estacionado en el cuartel general de operaciones en Roma, Italia, y en el buque insignia.