Las puertas correderas pueden hacer tu vida más fácil

Las puertas correderas son artículos que pueden facilitarte la vida y brindan un aspecto diferente a tu hogar. Conoce aquí todo lo que necesitas saber sobre estas puertas, qué ventajas supone instalar una y cómo elegir la adecuada para tu hogar.

¿Por qué instalar una puerta corredera en casa?

Una puerta corredera no es un elemento de decoración nuevo. En ciudades antiguas se han encontrado hallazgos arqueológicos que corresponden a rieles hechos de roca, que demuestran que este ingenioso artículo tuvo su origen hace mucho tiempo atrás. Sin embargo, ahora existen modelos con motor puerta corredera que hacen más fácil tu vida.

Con una puerta corredera puedes abrir y cerrar puertas de manera fácil; y sin están automatizadas, no requieren de tu esfuerzo. Hay varios tipos de puertas de esta clase, según el funcionamiento de las hojas de la puerta. Por ejemplo, puertas con hojas horizontales, dobles, con una hoja móvil u otra fija, paralelas, telescópicas, plegables, apilables.

También encuentras diversos modelos, de acuerdo a tipo de material en el que han sido fabricadas. Así, encuentras en el mercado, puertas hechas con vidrio, madera, hierro forjado, metálicas, entre otras. La elección dependerá de tus necesidades y del tipo de decoración. Además, de si será una puerta para uso exterior o interior.

Ventajas de decorar con puertas correderas

Una de las ventajas principales de usar esta clase de elemento decorativo es que el espacio se usa de mejor manera. Las puertas correderas te permiten usar de manera óptima la superficie que tenga una habitación, u otro lugar de la casa. De esta manera, ganas espacio y puedes invertirlo en otros elementos decorativos.

Dependiendo del tipo de material en el que esté fabricada la puerta, tienes la oportunidad de mejorar el aspecto de una habitación. Por ejemplo, cuando son hechas de vidrio, dotan a las estancias de mayor iluminación, lo que hace ver más amplio el lugar. En cambio, en otros materiales, las puertas pueden ofrecer mayor sensación de intimidad.

Decorar con una puerta corredera te permite además crear fusión de habitaciones, sin sacrificar espacio en ninguna de ellas. Estas son más usadas en grandes espacios, para combinar salones. Sin embargo, en casa puedes usarlas para dar continuidad espacial a las habitaciones, sin perder la intimidad cuando se requiera.

La versatilidad de los diseños de las puertas correderas permite que puedan usarse en cualquier rincón de la casa. Y si son para uso externo, tienes la ventaja de que no tendrás que caminar hasta tu garaje para abrir o cerrar las puertas, lo que te brinda mayor seguridad cuando llegas tarde a casa.

¿Qué aspectos debes tener presente al comprar una puerta corredera?

Es importante que sepas que un modelo de puerta corredera puede no ser el ideal para cualquier estancia. Por eso, es importante evaluar antes el espacio que se tiene, para poder elegir un modelo que sea funcional y estético para tus necesidades.

Las medidas de una puerta corredera son importantes para tomar la decisión de adquirir una. Aunque hay en medidas estándar, otras pueden ser personalizadas, en tales casos se pueden adaptar mejor al espacio en la que quieras colocarla. Para que tengas una idea, las puertas de una sola hoja tienen medidas de 60 x 120 cm.

También es importante que elijas puertas según el material en el que estén hechas, pues esto afectará tu decoración. Por ejemplo, si el entorno tiene un estilo cálido, las puertas correderas de madera pueden ser una opción. Son rústicas, pero con un toque de autenticidad y permiten el aislamiento térmico y de sonidos.

Si de resistencia hablamos, las puertas hechas de aluminio pueden ser la mejor elección. Sin embargo, suponen una importante inversión de dinero. Mientras que las puertas de PVC son mucho más económicas y ligeras, además que pueden encontrarse en diversos colores, ideales para zonas de la casa que no ameriten constante mantenimiento.

Para exteriores en cambio, se espera que elijas un material que sea de gran resistencia, que soporte las variaciones climáticas sin deteriorarse. Además de un raíl motorizado que puedas controlar a control remoto la apertura y cierre de las puertas de tu garaje. De esta manera, estarán aprovechando al máximo las prestaciones que ofrece una puerta corredera en tu hogar.