La mágica noche de San Juan

El domingo 23 de junio se celebra la noche de San Juan, muchos esperamos emocionados ese momento del verano, es la noche del fuego y la magia.

Esta tradición cristiana de origen pagano reúne a muchas familias y amigos alrededor de las hogueras en playas, pueblos y ciudades.

En tiempos antiguos se encendían hogueras en el solsticio para quemar lo malo, eliminar malas energías, cargarse de buenas vibraciones y también para darle más fuerza al sol.

El fuego es uno de los elementos importantes de la noche de San Juan y ha sido considerado purificador en todas las épocas de nuestra historia, nos libra de la mala suerte y todo aquello que queremos dejar atrás.

El agua es otro de los elementos importantes de esta misteriosa noche en la que todas las aguas tienen propiedades curativas y por eso la costumbre de bañarse en el mar o en el río, recoger agua de fuentes y manantiales y hacer ofrendas a las Xanas o diosas del agua.

Las hierbas son el tercer elemento de la noche, dicen las leyendas que en la noche de San Juan aumentan sus propiedades mágicas y curativas por eso la costumbre en muchos lugares de nuestra geografía de recoger plantas mágicas como la hierba de San Juan o hipérico,helecho macho, hinojo, malva , hierba luisa, romero, sauco , rosa y codeso o toxo.

Cuenta la tradición que colgadas sobre la puerta de casa son una bendición para el hogar.

En cada zona del país hay numerosos rituales como saltar la hoguera 7 o 9 veces, saltar las olas del mar de espalda 7 veces, escribir deseos en papeles y quemarlos en la hoguera, quemar enseres antiguos y numerosas cosas que la gente decide quemar como los apuntes de los estudiantes, buscar tréboles de cuatro hojas, danzar alrededor de las hogueras o dar siete vueltas a la hoguera en el sentido de las agujas del reloj.

En mi caso meto en una caja de cartón los calendarios y la agenda del año anterior, mis peticiones escritas en un papel y algún objeto pequeño como ofrenda a la hoguera de San Juan.

En Asturias,cuentan que durante esta noche, los cuélebres que tienen prisioneras a la Xanas, pierden su poderes mágicos y caen en un intenso sueño y al alba la Xanas salen de sus cuevas con coronas de rosas blancas bailando en círculo alrededor de su reina y cantando el nacimiento, con los primeros rayos del sol, de la flor del agua.

Cuenta la leyenda que antiguamente las mozas tenían la costumbre en la madrugada de la noche de San Juan de ir a recoger la flor del agua (ser la primera en beber del agua de la fuente o manantial) quien lograba cogerla se casaba antes de un año, una vez cogida la flor de la fuente había que dejar allí un ramo como señal para dirigirse a otro manantial.

La noche más corta del año está plagada de misterios, deseos y peticiones, conjuros y reuniones, donde las leyendas toman fuerza y se recuerdan alrededor de una hoguera, los antiguos los disfrutaban como un ritual purificador y en la actualidad cada uno lo vive a su manera, sea cual sea vuestra manera de celebrarlo os deseo que todos vuestros buenos deseos se cumplan y muchas felicidades a los Juanes y Juanas.

Por N. Bermúdez