Jorge Mendes, el “superagente” que siempre gana

Madrid, 12 jul (dpa) – En pleno debate sobre quién salió vencedor o perdedor del traspaso de Cristiano Ronaldo a la Juventus, la única verdad tangible es que sí hay un claro ganador: Jorge Mendes, el “superagente” del fútbol Mundial, quien logró meterse en el bolsillo 11 millones de euros (cerca de 13 millones de dólares) en otra suculenta operación.

Julio y agosto son los grandes meses de Mendes, el momento en el que se fraguan los fichajes y la vida cobra sentido para el representante más famoso del mundo. Y esta vez lo ha vuelto a hacer. Otro traspaso multimillonario y otra comisión fastuosa.

Hubo un tiempo en el que las oficinas del Santiago Bernabéu se bromeaba con la idea de que Mendes tuviera las llaves del estadio y un despacho. Había llevado al Real Madrid a José Mourinho, Cristiano Ronaldo, Pepe, Ricardo Carvalho, Fabio Coentrao y más jugadores, y a golpe de dinero.

Pero con el paso de los años se fue debilitando su influencia en la casa blanca entre otras cosas porque pasó a ser persona poco querida por el presidente de la entidad, Florentino Pérez, quien revirtió su opinión sobre él. Mendes pasó de “conseguidor” a un hombre que “marea a todos con tal de conseguir sus fines, ya sea con traspasos o mejoras de sueldo, y siempre gana”, según relatan a la agencia dpa fuentes próximas a Pérez.

Y así se fraguó en parte el divorcio entre Cristiano Ronaldo y el Real Madrid, algo que por otra parte le importa poco a Mendes. Al contrario.

El estatus del agente es de estrella. Fue una escena curiosa la presenciada en la ciudad rusa de Sochi poco antes de comenzar el partido entre España y Portugal del Mundial. Mendes se dirigía hacia la puerta de personalidades VIP del estadio olímpico con su habitual auricular en la oreja y un micrófono para hablar por teléfono, cuando numerosos fans le pararon para hacerse fotografías con él y pedirle autógrafos mientras seguía su conversación y posaba gustoso.

Mendes es mucho más que un agente de jugadores, un hombre que asiste a la presentación de su biografía autorizada y convoca a varios presidentes y ex presidentes de clubes de fútbol para que arropen el evento. No suele admitir un “no” cuando pide algo.

Mientras, sigue haciendo negocios y no duda en trasladar el epicentro de operaciones de un país a otro. Si en España ya no le queda mucho por hacer de momento, dirije su mirada a Italia y a un club como la Juventus, club al que en apenas dos semanas “colocó” a Joao Cancelo por 40 millones de euros y a Cristiano Ronaldo por 112.

Nacido un 7 de enero de 1966 en Lisboa, es hijo de un funcionario y una ama de casa. Clase media sin ningún lujo. Siempre le gustó el fútbol y llegó a jugar de volante izquierdo en el modesto Vianense, de la tercera categoría del fútbol portugués, para después deambular sin éxito por otros equipos pequeños.

Arrojó pronto la toalla, pero en su breve viaje futbolístico aprendió secretos de vestuario y, todavía más importante, supo cómo funcionaban las particulares cabezas de los jugadores.

Luego se convirtió en DJ, fue abriendo videoclubes y hasta regentó un cabaret, “Alfándiga”, en Caminha, un pequeño pueblo del norte de Portugal. Y allí tuvo su golpe de suerte al conocer en 1996 a un revoltoso arquero del Vitoria de Guimaraes, Nuno Espíritu Santo, quien le dijo que soñaba con fichar por el Porto. Fue así cómo fundó Gestifute, la empresa de sus sueños y de su futuro.

Poseedor de un carácter sofisticado y engatusador para sus representados, aunque vehemente e irascible con sus enemigos, fue fabricando una tremenda agenda personal hasta llegar a conquistar a algunos de los mejores futbolistas del momento. Trabaja para nombres como los de Cristiano Ronaldo, James Rodríguez, Pepe, Ángel Di María, Diego Costa, Ricardo Quaresma, Eliaquim Mangala, Radamel Falcao, Moutinho, David de Gea, Bruno Alves, Bernardo Silva, Ezequiel Garay, Carlos Vela, André Gomes o Fabinho.

“La Juventus será el último club de Cristiano”, afirmó Mendes al presentar su última operación. Dos años atrás, el jugador portugués firmó con el Real Madrid una nueva mejora de sueldo, más su correspondiente comisión para el agente, y luego declaró: “No será mi último contrato con el Real Madrid”. Quizá entonces Mendes ya tenía otros planes.

Por Alberto Bravo (dpa)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies