Elecciones en Benín: Tensión y protestas

(DPA/EP) – Las elecciones presidenciales de Benín celebradas este domingo se han desarrollado en medio de las movilizaciones de la oposición, que denuncia el intento del presidente Patrice Talon de ser reelegido para un nuevo mandato.

En la ciudad de Save, en el centro del país, ubicada a unos 250 kilómetros al norte de la ciudad más importante del país, Contonú, los manifestantes han impedido a los votantes acceder a los centros de votación. En esta misma localidad se han producido importantes protestas en los días previos a los comicios.

También ha habido manifestaciones en Chaurú y Banté a pesar del decreto de Talon que prohíbe cualquier manifestación a partir del 6 de abril.

Las movilizaciones arrancaron precisamente el 6 de abril para denunciar un intento de Talon de prorrogar su permanencia en el cargo a través de una serie de modificaciones constitucionales y del calendario electoral que provocarán que el próximo presidente jure el cargo la última semana de mayo, un mes y medio más tarde de lo previsto.

La oposición recuerda que Talon juró su cargo el 6 de abril de 2016 y argumenta que debió haber finalizado su mandato este mismo día cinco años más tarde, motivo por el que ha convocado una serie de protestas que han derivado en disturbios de diversa gravedad en la capital, Porto Novo, y otras ciudades del país, entre ellas Cotonou.

Las autoridades beninesas han sostenido sin embargo que las enmiendas constitucionales de 2019, que buscaban igualar los mandatos de presidente, parlamentarios y alcaldes, provocaron un aplazamiento electoral en el marco de la legalidad y han rechazado los llamamientos opositores, que se han amalgamado bajo el lema ‘Cinco años son cinco años, ni un día más’.

Por otra parte, los tribunales del país han emitido condenas contra diversos opositores, entre ellos Sébastien Ajavon, quien se encuentra en el exilio, y Lehady Soglo, un antiguo alcalde de Cotonú sentenciado por abuso de sus funciones. A ellos se suma la líder del principal partido opositor, Reckya Madugú, encarcelada en marzo tras ser acusada de intentar “desestabilizar el país” y de haber trazado planes para “asesinar a figuras políticas”.

La situación ha puesto en peligro la imagen de Benín como un estandarte de la democracia en el país africano –llegando a ser el primero en el que un dictador cedió el poder tras un proceso electoral–, que durante cerca de tres décadas contó con una gran tranquilidad y paz social, convirtiéndose en un modelo en África occidental.

En estos comicios están convocados 5,5 millones de personas y concurren además de Talon, antiguo empresario algodonero; Corentin Kohoue (del Partido de los Demócratas) y Alassane Soumanou (Fuerzas Cowry para un Benín Emergente, FCBE).