El BEI financiará la estrategia de innovación del Grupo AMES

El Banco Europeo de Inversiones, BEI, financiará la estrategia de innovación del Grupo AMES, cuya actividad se centra en la fabricación de componentes sinterizados destinados, sobre todo, a la industria del automóvil.  Con el apoyo del BEI, la empresa podrá implementar su estrategia de innovación y expandir su capacidad productiva, tanto en España como en Hungría. Para ello, el BEI facilitará a AMES una financiación de 20 millones de euros en el marco del Plan de Inversiones para Europa.

Las inversiones en I+D+I financiadas por el BEI se llevarán a cabo en los centros de innovación del Grupo ubicados en España, y se centrarán en el desarrollo de nuevos materiales de polvo de metal y la optimización de los procesos de sinterizado. Además de mejorar la competitividad de la empresa, reforzando su carácter innovador, el proyecto contribuirá a la lucha contra el cambio climático. La utilización de tecnologías de vanguardia permitirá que la multinacional española pueda fabricar de forma más sostenible, reduciendo el consumo de energía y de materias primas. Además, podrá producir componentes más ligeros para la industria del automóvil, contribuyendo así al desarrollo de vehículos más respetuosos con el medio ambiente.  

El apoyo del BEI permitirá que AMES pueda expandir su capacidad productiva en sus plantas españolas ubicadas en Barcelona, Montblanc, Solsona y Tamarite. También incrementará la capacidad de su planta en Hungría, contribuyendo así a promover el crecimiento económico en regiones de cohesión dentro de la UE. El proyecto tendrá un impacto positivo en la creación de empleo, ya que requiere la contratación de más de 75 personas hasta el año 2022, y permitirá incrementar la plantilla de los centros de innovación de la empresa.  

Sobre este proyecto, la vicepresidenta del BEI, Emma Navarroresponsable de la acción climática del Banco y de las operaciones en España, ha asegurado: «Nos complace apoyar un proyecto que va a reforzar la competitividad de una empresa española líder en su sector que, gracias estas inversiones, podrá producir de forma más eficiente y sostenible. Este acuerdo demuestra el firme compromiso del BEI con la generación de empleo y con la innovación, contribuyendo al desarrollo de nuevos materiales, productos y procesos que facilitan la transición hacia un modelo económico bajo en carbono.  Como Banco del clima la UE, estamos muy satisfechos de apoyar las inversiones que requiere Grupo AMES para acceder a tecnologías de vanguardia que le permitan producir de forma más respetuosa con el medio ambiente». 

Por su parte, el CEO de AMES, César Molins, ha asegurado que «este acuerdo llega en un momento adecuado para dar continuidad al crecimiento que el Grupo ha mantenido en la última década, y que ha se ha concretado en una ampliación de sus instalaciones fabriles en España de 17.000 m², una nueva implantación en Hungría de 8.500 m² y otra de 3.000 m² en China, consiguiendo un crecimiento medio anual de la cifra de negocio próximo al 9%».  Molins ha añadido que «el acuerdo con el BEI «afianzará el crecimiento del Grupo Ames en los próximos ejercicios permitiéndole dar un nuevo salto cualitativo en los múltiples frentes de desarrollo en los que el Grupo lucha para mantener su liderazgo tecnológico a nivel mundial en materiales, maquinaria, robótica, Industria 4.0 y reducción de huella de CO2, en competencia con grandes grupos industriales internacionales». 

El acuerdo entre el BEI y AMES se ha firmado en el marco del Programa de Préstamos para Midcaps de España y Portugal, un programa de financiación del BEI específico para empresas de mediana capitalización (hasta 3.000 empleados). Gracias al apoyo del Plan de Inversiones para Europa, esta línea de financiación permite al BEI apoyar inversiones en proyectos que, por su estructura o naturaleza, tienen un perfil de riesgo más elevado y contribuyen a aumentar el crecimiento económico y el empleo. 

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) es la institución de financiación a largo plazo de la Unión Europea cuyos accionistas son sus Estados miembros. El BEI facilita financiación a largo plazo a proyectos de inversión viables con el fin de contribuir al logro de los objetivos de la política de la UE. 

El BEI es uno de los mayores proveedores multilaterales de financiación a escala mundial para luchar contra el cambio climático. El objetivo del Banco es liderar la movilización de la financiación necesaria para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 ˚C y limitar el aumento de la temperatura a 1.5 ˚C con el fin de cumplir con los objetivos del Acuerdo de Paris. El 14 de Noviembre de 2019, el Consejo de Administración del BEI aprobó sus nuevos objetivos climáticos y la nueva política de préstamos energéticos: el Banco aumentará gradualmente la financiación que destina a objetivos climáticos y medioambientales hasta el 50% en el año 2025, con el fin de que el Grupo BEI movilice, en la década crítica de 2021 a 2030, al menos 1 billón de euros para favorecer inversiones que contribuyan a lograr estos objetivos. Asimismo, anunció el propósito de alinear todas las actividades del Grupo BEI con el Acuerdo de París. Para ello, el BEI dejará de financiar proyectos energéticos basados en combustibles fósiles a partir de finales de 2021. 

El Plan de Inversiones para Europa, conocido como el «Plan Juncker», es una de las prioridades absolutas de la Comisión Europea. Se centra en impulsar las inversiones para crear empleo y crecimiento mediante un uso más inteligente de los recursos financieros, eliminando obstáculos para la inversión y proporcionando visibilidad y asistencia técnica a proyectos de inversión. 

El Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) es el pilar principal del Plan Juncker y proporciona garantías de primera pérdida, lo que permite al BEI invertir en un mayor número de proyectos que a menudo implican mayores riesgos. Se prevé que los proyectos y acuerdos aprobados para su financiación en el marco del FEIE movilizarán más de 458 800 millones de euros en inversiones, incluidos 49 800 millones de euros en España, para dar apoyo a más de 1 millón de start-ups y pymes de los 28 Estados miembros. Las inversiones respaldadas por el Plan Juncker han aumentado el producto interior bruto de la UE en un 0,9% y han creado 1,1 millones de puestos de trabajo adicionales respecto a la hipótesis de referencia. Para 2022, el Plan Juncker habrá aumentado el PIB de la UE en un 1,8 % y habrá creado 1,7 millones de puestos de trabajo adicionales.