El auge de los alimentos enriquecidos con proteínas

Foto: Sabrina Hentschel/dpa-Zentralbild/dpa

(dpa) – Panes y postres lácteos de proteínas: El mercado de productos con alto contenido en proteínas está en auge. Lo que antes solían buscar solo los culturistas para desarrollar masa muscular, se ha convertido ahora en una tendencia en supermercados.

A muchas personas ya no les basta con ingerir proteínas que se encuentran en los alimentos de forma natural. El mercado de los alimentos enriquecidos está creciendo, de lo que se benefician sobre todo los productos lácteos especiales.

Según los expertos del sector, la nueva moda comenzó, como es usual en el sector alimentario, en Escandinavia. Pionera en el mercado fue la cooperativa lechera sueco-danesa Arla con su marca “Arla Protein”.

La revista “Vice” escribió hace unos años: “No hay conversación entre hombres jóvenes que, tarde o temprano, no comience a girar en torno a su ingesta diaria de proteínas”. La fundación alemana de servicios al consumidor Stiftung Warentest y los nutricionistas consideran que productos naturales tales como un queso quark descremado son suficientes como fuentes de proteínas.

Ehrmann, una de las plantas lecheras más grandes de Alemania, lanzó en 2017 su gama de productos enriquecidos en proteínas “High Protein”, que incluye cinco tipos de postres lácteos y seis tipos de yogures aflanados y bebibles.

Susanne Bagaméry, directora de Gestión de Productos de esta empresa con sede en la región de Algovia, en el sur de Alemania, anunció que esta primavera boreal se lanzarán al mercado más bebidas afrutadas, kéfir y otros nuevos productos.

“Lo que mueve a los clientes a comprar nuestros productos es el deseo de poder comer sin tener que sentirse culpable, y al mismo tiempo ingerir un producto nutritivo, con menos grasa y bajo en calorías”, asevera Bagaméry.

“Para muchas mujeres, el postre lácteo de chocolate enriquecido con proteínas es como una comida completa”, dice y añade que es un producto que está relacionado con un estilo de vida determinado y que combina el placer y la salud, además de no contener lactosa, azúcar ni gluten.

Ehrmann lanzó su postre enriquecido con proteínas primero en el norte de Europa. Bagaméry explica que el pudin tuvo muy buena acogida en Finlandia y Suecia, y que, un año después, comenzó a venderse en algunos supermercados alemanes. A pesar de ser bastante más caro que el clásico, el producto registró ventas elevadas.

La directora de producto indica que, en la actualidad, un tercio de los famosos postres de chocolate “Grand Dessert” de Ehrmann, que según Bagaméry son líderes en el mercado alemán, corresponde a los tipos enriquecidos con proteínas.

Los alimentos ricos en proteínas también se comercializan a través de la marca Foodspring, que, según sus propias declaraciones, fue fundada en 2013 y actualmente está presente en Alemania, Austria, Suiza, Francia, Bélgica, los Países Bajos, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Italia, España y el Reino Unido.

“El principal grupo objetivo de Foodspring incluye atletas de 18 a 34 años, entusiastas del fitness y todos aquellos que quieren mantener una dieta saludable”, declaró la empresa en Berlín indicando que su producto estrella es la proteína de suero de leche.

Según Foodspring, cada vez más gente está descubriendo los beneficios de una dieta rica en proteínas para el desarrollo de los músculos, la reducción de la grasa corporal, el éxito deportivo y el rendimiento físico. “La popularidad de la proteína se debe a estos beneficios y al hecho de que sacia durante mucho tiempo”.

Recientemente, la fundación Stiftung Warentest dedicó su revista “test” (número 2/2020) al tema de los “productos de alto contenido proteínico” y testó 13 de ellos, incluyendo pan, postres lácteos y el alimento de moda skyr (una especie de queso crema islandés de bajo contenido en grasas y alto contenido proteínico).

Según la legislación de la UE, los alimentos pueden llevar indicaciones como “alto contenido en proteínas” o “fuente de proteínas” si al menos el 20 por ciento de la energía proviene de las proteínas. Los 13 productos cumplieron este requisito, por ejemplo, porque estaban mezclados con proteína láctea.

Sin embargo, según la fundación, algunos productos tenían más calorías que sus homólogos sin proteínas adicionales, principalmente el pan de proteínas, que proviene de semillas oleaginosas especialmente grasas como el sésamo o las semillas de lino.

La conclusión como “consejo nutricional de Stiftung Warentest” fue: “El quark bajo en grasa es más barato y proporciona cantidades similares de proteínas que los productos lácteos enriquecidos con proteínas. La carne, el pescado, las legumbres, los frutos secos y las semillas son también buenas fuentes de proteínas”.

Y el Centro Federal de Nutrición (BZfE) lo deja aún más claro: “Para la mayoría de las personas sanas, no tiene mucho sentido ingerir productos enriquecidos con proteínas, ya que están suficientemente provistos de ellas. Además, los alimentos con proteínas añadidas no son automáticamente más saludables. A menudo contienen mucha grasa o azúcar y/o varios aditivos. Por lo tanto, siempre es aconsejable echar un vistazo al etiquetado y leer la lista de ingredientes del producto”.

Por Gregor Tholl (dpa)