Seguro de vida, ¿sí o no?

Muchas son las personas se plantean diariamente, hacerse un seguro de vida para proteger con él a su familia o las personas que tenga a su cargo, de este modo los podrá dejar con una buena cantidad de dinero que los cubra en caso de que algo malo pudiera ocurrirles.

Se realizan en previsión de situaciones en las que, por regla general, no nos gusta pensar, al igual que el hacer testamento, son situaciones que nos incomodan y tememos, pero que ahorra muchos quebraderos de cabeza y muchas situaciones de precariedad económica para nuestros seres queridos si la muerte nos llega de forma prematura o inesperada.

Para todos aquellos que lo tienen claro y quieren proteger a los suyos, lo mejor es que realicen una buena investigación de seguros de vida para informarse bien de las distintas prestaciones que ofrecen las compañías ya que pueden variar mucho entre ellas y elegir el que más les convenga a sus intereses y estado económico.

Vía online encontrarás mucha información de seguro vida y comparativas para poder acceder a toda la información útil para elegir sabiamente, desde la comodidad de casa, sin perder ni tiempo ni dinero en desplazamientos.

Consultando ofertas10 Vida a través del enlace sugerido en el párrafo anterior, tendrás acceso a la mejor comparativa de seguros de vida online. Nuestra recomendación es que hacerse un seguro de vida es una de las responsabilidades que debemos aceptar cuanto antes, cuando existen personas a nuestro cargo, máxime si se trata de menores.

¿Por qué hay personas reacias a hacerse un seguro de vida?

Como ya mencionábamos al principio de este artículo, la reacción más habitual ante la perspectiva de hacerse un seguro de vida es de rechazo o, en el mejor de los casos, aplazamiento.

Nadie cree que ha llegado el momento de pararse a pensar en su propia muerte y en las consecuencias tan negativas, económicamente hablando, para las personas a su cargo que eso conlleva, aparte por su supuesto de la gran pérdida humana y la aflicción que sentirían sus seres queridos, pero para estas últimas solo podemos dejar que el tiempo pase y que se habitúen a la nueva situación y a vivir con nuestra ausencia.

Sin embargo, para las cuestiones económicas y de desamparo más básicas, si se ofrece una solución a través de estos seguros de vida y es necesario conocerlos y ponerlos en marcha.

El seguro de vida ofrece la protección económica para los seres queridos y la familia y debe considerarse como prioritario cuando existe esa necesidad de cuidar de los hijos u otras personas a cargo o de hacer frente a los compromisos que se han contraído en vida, como en el caso de los préstamos hipotecarios.

La razón de contraer un seguro de vida no es otra que sustituir las aportaciones económicas que uno realiza en el seno de su familia, ya sea con la entrada de un sueldo o en forma de cuidados, ya que en el caso de faltar la persona cuidadora habría que realizar un desembolso de dinero para proveer esos mismos cuidados.

Tal vez sea posible que quien sobreviva pueda hacerse cargo de las necesidades más básicas, aunque con la situación de precariedad económica actual, seguro que tendría que recurrir a pedir ayuda externa y a prescindir de muchas cosas de las que se solían disfrutar con anterioridad.  Es aquí cuando una ayuda económica adicional, aquella que presta el seguro de vida, es imprescindible para que la familia siga manteniendo su nivel de vida.

¿Qué capital debes asegurar?

Para hacer un cálculo correcto del capital que queremos asegurar se deben tener en cuenta las obligaciones financieras, tales como la hipoteca, las deudas,… y a todo el montante sumarle las cargas familiares (comida, estudios…). Esta es la mejor forma de proteger a tus familiares frente a esos gastos fijos en caso de que te ocurriese algo y no pudieses proveerlos por más tiempo.

Otro modo que utilizan muchos a la hora de realizar los cálculos del capital a asegurar es calculando su salario bruto anual y multiplicándolo por 5 años. Por ejemplo, si ganas 12.000€ al año, lo más recomendable es que asegurases un capital de 60.000€ como mínimo.

Realizando este cálculo te aseguras de que tu familia tenga todas las necesidades cubiertas de las que te hacías cargo durante 5 años, tiempo que se considera suficiente para que la economía familiar pueda adaptarse a la nueva situación.

Evidentemente, cuanto mayor sea el capital que asegures mayor será el coste, al igual que ocurre cuando realizas el seguro a una edad avanzada, pues la compañía asume un riesgo mayor y por lo tanto, el valor de la prima aumenta.