Preparados para cualquier herida: Vendajes para tener en casa

Para los cortes superficiales en los dedos es suficiente un apósito. Foto: Franziska Gabbert/dpa-tmn

(dpa) – Sangra y sangra…ya eso genera muchísimo estrés en el hogar, pero peor aún si uno entra a buscar por todas partes algo para contener el sangrado y tapar la herida y no lo encuentra. Ese estrés es algo que todos pueden evitar. Lo único que requiere es pensar de vez en cuando qué apósitos y vendajes hay en casa, dónde están y dónde sería mejor guardarlos. Además, vale preguntar: ¿ese tipo de productos tienen fecha de vencimiento?

Los especialistas recomiendan tener siempre en el botiquín de casa una tijera para cortar gasa, guantes de látex, una pincita, desinfectante de heridas y vendas de gasa, gasas, vendas elásticas, curitas, alfileres de seguridad, tira adhesiva sanitaria, vendas de algodón, esparadrapo y broches para venda.

Otra posibilidad es leer las normativas para botiquines elaboradas en algunos países para las empresas o para la vía pública. Esas normativas pueden servir como orientación para el hogar.

Los niños no utilizan lo mismo que los adultos

Las familias jóvenes deberían tener insumos apropiados para los niños. “Para poder socorrerlos en caso de que se lastimen es necesario tener vendas y curitas más pequeñas”, advierte Ralf Sick, que trabaja en una organización de socorro.

Es igual de importante tener todo al alcance de la mano para el caso de que algo suceda. El sitio de guardado debería tener temperatura constante y evitar la radiación solar, que puede dañar los pegamentos u otros materiales.

Es importante controlar los vencimientos

La principal utilidad de las vendas y curitas es mantener las heridas limpias y evitar que quien se lastimó se infecte, por eso es tan importante que estén en condiciones impecables. Es decir, a la hora de tener que recurrir a un vendaje es fundamental controlar que el paquete esté cerrado e intacto y que no esté vencido.

“Por supuesto, los vendajes no se vencen como si fuesen alimentos”, apunta Peter Sefrin, médico de la Cruz Roja. De todos modos, una vez pasado el vencimiento no se puede garantizar que el material esté conservado en condiciones esterilizadas y protegido de gérmenes, acota. “Y una venda que deja pasar gérmenes no sirve de nada”, alerta el médico.

Conclusión: los paquetes que estén vencidos deben ser reemplazados. “No hay que tomar el vencimiento al pie de la letra, un día no hará la diferencia, pero sí es importante controlar regularmente el botiquín”, asegura Sick.

Elegir el insumo correcto

Una cosa es tener un botiquín bien surtido, la otra, elegir el insumo correcto. ¿Qué es mejor usar para qué herida? ¿Y cuándo hay que ir al médico o llamar al número de emergencias?

La venda depende del tamaño de la herida y del caudal del sangrado. Sick: “Si la herida es pequeña y gotea, será suficiente cubrirla con una apósito. Si el sangrado fuera más fuerte, requerirá un vendaje compresivo”.

¿Y cuándo se necesita ayuda médica? “La regla podría ser: si la herida es profunda, está entreabierta y debe ser cosida, sangra mucho o se infecta, es necesario que sea tratada por un médico”, dice Sick.

En muchos casos puede asistir un médico de cabecera o quien acuda tras llamar al número de emergencia. En caso de producirse una herida muy grande y con un sangrado aparentemente de riesgo, hay que pedir de inmediato un servicio de urgencias.

¿Es mejor desinfectar?

Cuando uno trata una herida debe limpiarla por completo antes de cubrirla con un vendaje. La suciedad más notoria puede ser retirada con agua potable, en esa pregunta coinciden todos. En cambio no todos los expertos están de acuerdo cuando son consultados si es mejor desinfectar o no la herida.

Sick recomienda desinfectarla, incluso si es pequeña, pero Sefrin considera que las tareas de desinfección ya son parte de un tratamiento y no deben ser implementadas como primer auxilio en casa.

Sick responde a esto con una posición clara: “Desinfectar no puede hacer mal, siempre y cuando no existan alergias. Lo que sí hay que tener en cuenta es que el desinfectante sea realmente para heridas”, explica, ya que algunos productos sólo son para desinfectar pieles que no estén lastimadas. Eso no debería aplicarse en ningún caso a una herida.

Retirar vendas sin “ayyyy”

Las vendas o curitas deberían ser cambiadas todos los días. Si la herida se moja, hay que cambiarla con mayor regularidad.

“Y en cuanto la herida está cerrada ya no es necesario taparla”, dice Sefrin, que además cuenta un truco que no sólo es bueno para los niños. “Retirar una curita puede tirar bastante. Pero si uno la embebe en aceite, es mucho más fácil y no duele”.

Por Sophia Reddig (dpa)