La paz y la energia sanadora de los bosques

Vivimos en un mundo con mucho ruido y muchas prisas, siempre vamos corriendo de un lado al otro, pendientes del reloj, del móvil, redes sociales y de los planes de otras personas y de nuestras tareas y obligaciones diarias, ¿no crees que ha llegado el momento de darse un respiro?, la mejor opción es ir haciendo planes para disfrutar de una casa rural durante unos días o un fin de semana, la experiencia vale la pena, pues podrás vivir a otro ritmo y siempre en contacto con la naturaleza.

Pocas cosas son tan bonitas como poder despertar y escuchar el ruido de los pájaros al comenzar o finalizar el día, disfrutar del sonido de los ríos, oler la hierba y ponernos nuestra ropa de “ruta” para dar un paseo por una pista, senda o bosque, la vida se ve y se vive de otro modo; ahora es un buen momento para reencontrarnos con la naturaleza y también con uno mismo.

Un alojamiento rural nos aporta tranquilidad, romanticismo y también mucha paz, podemos ir con un grupo de amigos, con la pareja, la familia, acompañados de nuestra mascota o solos, todo dependerá de lo que queramos hacer y de lo que busquemos, por suerte en nuestro país hay muchas zonas rurales y de montaña que nos ofrecen la opción de vivir desconectados del mundo, no olvides consultar los destinos y ofertas de portalrural.es.

Cuando necesitamos relajarnos

La vida nos pone muchas pruebas a diario, hay momentos en los que todo son problemas, prisas y favores, por eso debemos dedicar tiempo a nuestro cuerpo y a nuestra mente, irnos a una casa rural y buscar ese silencio y esa tranquilidad que nos permita realizar una higiene mental es importante, es algo que todos deberíamos hacer muchas veces a lo largo del año, tantas como se pueda.

Un paseo tranquilo, rodeados de hierba, flores, árboles, con un rio cerca en el que podamos sentarnos en su orilla a comer un bocadillo, leer un libro o escuchar música relajante es un placer para los sentidos y es algo que tienes a tu alcance, irse a una casa rural no es caro, y para que te des cuenta de ello te vamos a poner un unos ejemplos, ¿Cuánto cuesta salir un día por la ciudad o por tu pueblo y desayunar, comer un menú, tomar algo en la tarde, acudir al fútbol, un museo o al cine, picar algo y desplazarse?, haz tus números y ponlos en la balanza de la vida y del bienestar, pues alquilar un alojamiento y vivir tranquilamente una jornada alejada de los gastos y de las prisas es una buena inversión en calidad de vida y vale la pena.

Naturaleza y vida

La naturaleza es salud, para muchos puede parecer algo agotador eso de irse de ruta por la montaña o realizar un trayecto, pero seguramente piensan de ese modo por un motivo. Nunca lo han hecho.

Caminar y respirar aire puro, mover el cuerpo, dejar que la brisa acaricie tu rostro o tu cuerpo, sentarse sobre la hierba y respirar o pensar son placeres que no tienen precio y que nos aportan muchos beneficios; pero … como todo en la vida siempre debemos elegir con calma la actividad que vamos a realizar y el lugar al que deseamos acudir, no podemos pasar de estar encerrados y sin hacer ejercicio a convertirnos en aventureros, por suerte hay lugares y destinos para todos.

Responsables con el entorno

Tanto a la hora de ir un alojamiento rural, realizar una ruta por la montaña o realizar una actividad en la naturaleza debemos ser responsables, no cuesta nada limpiar lo que ensuciamos, llevar una bolsa en la que ir depositando botellas, plásticos y otro tipo de productos que son útiles y necesarios, desde barritas energéticas a latas de bebida, cuidar de nuestro mundo es cosa de todos.

Un viaje para recordar

Con la pareja o con los amigos podemos buscar, reservar y disfrutar de un buen plan, con alojamiento y naturaleza a nuestro alcance; podremos hablar de la vida, sentarnos a cantar viejas canciones, jugar alejados de la tecnología y vivir una experiencia bonita y sanadora.

Haz tus planes y prepara tu próxima escapada, y recuerda vivir todas tus aventuras sin asumir riesgos innecesarios.