La movilidad eléctrica urbana se ve comprometida por el coronavirus

Foto: Christoph Soeder/dpa

(dpa) – La pandemia del nuevo coronavirus, que ya afecta a casi todos los aspectos de la vida, comienza también a dejar su huella en la movilidad eléctrica, llamada a revolucionar las ciudades de todo el mundo.

El alquiler de patinetes y bicicletas eléctricas a través de apps estaba todavía desplegándose como medio de transporte alternativo en muchas ciudades y, por temor a que aceleren la propagación del coronavirus, ya están desapareciendo.

El servicio de bicicletas eléctricas de Jump, que Uber ofrece en ciudades de toda Europa, América del Norte y del Sur y Australia, fue suspendido temporalmente en algunas localidades, según anunció la empresa.

Igualmente, los proveedores de scooters eléctricos Lime y Bird anunciaron que también están suspendiendo sus servicios en parte de su red mundial hasta nuevo aviso.

“Amar las ciudades también significa protegerlas”, anunció Lime. “Dejamos de dar el servicio de Lime para ayudar a la gente a quedarse en casa y a estar segura”, prosigue el comunicado.

Otro servicio de patinetes eléctricos, Voi, insta a sus usuarios a usar guantes y a no estrechar las manos cuando saluden a otros usuarios debido al coronavirus.

Voi aseguró que seguirá operando, pero que hará un ajuste en sus flotas. Su portavoz anunció que su servicio “Call a Bike” también seguirá en funcionamiento.

Mientras todavía existe preocupación por los conductores y la posible propagación del coronavirus en los viajes compartidos de Uber, los servicios de taxi de la empresa parecen no verse afectados en las ciudades europeas.

Mientras tanto, Lyft y Uber piden a sus conductores que desinfecten sus coches y los mantengan limpios.

La industria del transporte se encuentra entre la más afectadas por la rápida propagación del coronavirus, que ha paralizado la producción en las fábricas, interrumpiendo las cadenas de suministro. También es la responsable de la cancelación de algunos de los mayores eventos mundiales de la industria automovilística.

El temor a que los taxistas corrieran un riesgo mayor de infección aumentó después de que, a mediados de febrero, un conductor de Taiwán fuera el primer muerto del país a causa del coronavirus, a pesar de no haber viajado al extranjero.

Lyft aseguró que apoyará económicamente a cualquier conductor que obtenga la confirmación de padecer la enfermedad pulmonar Covid-19 causada por el coronavirus.

Según medios estadounidenses, Uber ofreció cubrir económicamente los 14 días de cuarentena impuesta a las personas que contraigan el virus, si alguno de sus conductores se infectaba.