La gripe aumenta en Asturias por quinta semana consecutiva

La onda epidémica estacional de la gripe continúa su fase ascendente en Asturias por quinta semana consecutiva, con 492 casos por cada cien mil habitantes, una cifra ligeramente superior a la registrada la semana anterior. La incidencia aumenta en los menores en edad escolar de 5 a 15 años, y desciende ligeramente en los adultos, aunque mantiene unos niveles apreciables. La situación se considera de intensidad media y difusión epidémica.

Teniendo en cuenta la pauta habitual de comportamiento de las ondas epidémicas, esta situación podría indicar que se acerca el punto máximo de incidencia de la gripe de esta temporada, que podría ocurrir antes de finales de año, para iniciar la fase de descenso en enero. No obstante, todas las previsiones de la evolución de la enfermedad deben tomarse con precaución, ya que es poco predecible y puede estar condicionada por otros elementos como la meteorología.

En el conjunto del país se constata que el inicio de la epidemia tiene lugar seis semanas antes que en la temporada pasada. Asturias ha dejado de ser la única comunidad con un nivel de difusión epidémico, situación que comparte ya con Baleares, País Vasco y La Rioja. La tasa global de incidencia aumenta a 63,62 casos por cien mil habitantes.

En España se han notificado hasta la fecha 88 casos graves hospitalizados en quince comunidades autónomas, 20 de ellos en el Principado, con una tasa de seis casos por cada cien mil habitantes. Se trata fundamentalmente de varones mayores de 65 años. El 85% de los casos presentaba algún factor de riesgo, principalmente enfermedades pulmonares, cardiovasculares y metabólicas.

La vigilancia de casos graves hospitalizados en Asturias se realiza de forma centinela únicamente en residentes en el área sanitaria IV, ingresados en su centro de referencia, el Hospital Universitario Central de Asturias.

Desde el inicio de la temporada 2016-17 en el conjunto de España se han notificado cinco defunciones por el virus de la gripe confirmadas por laboratorio. Todos eran mayores de 65 años con factores de riesgo y el 25% había ingresado en UCI. De los cinco casos, sólo uno había sido vacunado. En Asturias, en este mismo plazo, se han registrado dos fallecimientos, ambos de personas mayores de 73 años con situaciones de inmunodeficiencia y ninguno estaba vacunado.

La vacunación es la mejor medida para evitar las complicaciones de la gripe. Previene la mortalidad y puede realizarse hasta el 30 de diciembre en todos los centros de salud del Principado. Hasta el 18 de diciembre se habían vacunado 177.309 personas, con una cobertura superior al 50% entre los mayores de 65 años.

Sanidad recuerda que la gripe es por lo general una enfermedad benigna de alta incidencia que cursa básicamente con síntomas respiratorios. Está causada por un virus y se contagia muy fácilmente: se transmite de persona a persona, principalmente al hablar, toser o estornudar y por gotitas de saliva o secreciones nasales que pueden quedarse en las manos, en otras superficies o dispersas en el aire.

Los buenos hábitos ayudan a disminuir la transmisión y son la acción más efectiva para protegerse y proteger a los demás. Es muy importante evitar el contagio, especialmente al toser o estornudar, y para ello se recomienda:

•Utilizar pañuelos de papel para taparse la boca y la nariz cuando se tosa y se estornude. Si no se dispone de pañuelo, se debe toser y estornudar sobre la manga de la ropa (en el hueco del codo) para evitar contaminar las manos

•Tirar los pañuelos de papel después de utilizarlos.

•Lavarse a menudo las manos con agua y jabón.

•Mantener una buena ventilación de los espacios cerrados.

•Limpiar con frecuencia las superficies que se tocan con las manos como los pomos de las puertas o los interruptores.