La Alianza Agroalimentaria Aragonesa entrega sus premios anuales

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, ha asistido a la entrega de los premios anuales de la Alianza Agroalimentaria Aragonesa, en su quita edición. Estos premios que tienen como objetivo reconocer la aportación de personas y entidades a la creación y difusión de los valores relacionados con la producción de alimentos y el mundo rural. El acto estará clausurado por Joaquín Olona, consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón.

Olona ha tenido unas palabras de agradecimiento para cada uno de los premiados, señalando que “el conocimiento debe de ser útil para los ganaderos en referencia al SCRUM del Hospital Veterinario de la Universidad de Zaragoza. A los hermanos ganaderos Noguero Bernad, les ha agradecido que “el paisaje de Ordesa sea tal y como hoy lo conocemos gracias a la ganadería extensiva” y les ha entregado la insignia del Centenario. Asimismo, ha detacado la “apuesta por el medio rural de la Pastelería Manuel Segura, mientras que ha tenido unas emotivas palabras de recuerdo a la figura de José Luis Iranzo, del que ha dicho ser “ejemplo de cómo se debe ser para hacer frente a los retos del mundo agrario”.”La agricultura tiene que servir para mantener vivos nuestros pueblos. Debemos defender lo que creemos q hay que hacer, como hizo Iranzo”, ha concluido el consejero.

En la categoría de Investigación e Innovación Agroalimentaria, el premio ha recaído en el Servicio Clínico de Rumiantes (SCRUM) del Hospital Veterinario de la Universidad de Zaragoza. Este servicio tiene como objetivo ofrecer a los veterinarios clínicos un centro de referencia al que remitir los casos clínicos que, por su dificultad, precisan colaboración o apoyo diagnóstico. Es un ejemplo de transferencia de conocimiento y de colaboración ya que no sólo cuenta con la participación de los profesores de la universidad que gestionan el servicio sino también con alumnos de la Universidad de Zaragoza y con residentes del European College of Small Ruminant Health and Management.

El premio a la Industrialización y Comercialización Agroalimentaria ha sido otorgado a Pastelerías Manuel Segura. Fundada en 1874, es una de las pastelerías más antiguas de España. A lo largo de su historia se ha sabido adaptar a los tiempos. La última inversión fue la construcción de un obrador artesano que está dotado de los últimos avances tecnológicos. Se trata de la inversión más importante de la empresa, superior al millón de euros y que supone una apuesta por el futuro de la empresa y de la Comarca de Daroca, con la creación y asentamiento de puestos de trabajo en esta comarca marcada por la despoblación.

El premio al Ganadero destacado ha sido para los hermanos Noguero Bernad. El reconocimiento se entrega a Ramón y Aurelio y a título póstumo a Pelayo, por su apuesta por la cría de la raza churra tensina. Desde pequeños participaron en la cría y pastoreo de sus rebaños de ovejas de raza churra tensina y gracias a ellos se ha conservado, ya que hubo un momento en que solamente ellos tenían animales puros de esta raza. Gracias a un programa de selección y mejora en la que colaboró el Gobierno de Aragón y UAGA, se logró conservar esta característica raza propia del Pirineo. Su trabajo se ha desarrollado desde los 2.500 metros de las praderas que circundan el Refugio de Góriz, debajo de la cadena de Monte Perdido, en verano, hasta los 300 metros de los secanos de Torrecilla de Valmadrid en Zaragoza. Su labor ha recibido reconocimientos como el “Cayado de Honor”, una placa de la “Fundación Quebrantahuesos” y un premio del Ayuntamiento de Fanlo.

También, se ha entregado un premio especial a título póstumo a José Luis Iranzo, asesinado en su explotación el 14 de diciembre de 2017. Sindicalista comprometido y con proyección de futuro en UAGA-COAG. Persona querida y respetada por todos, con mucho genio y las cosas muy claras, con una trayectoria sindical de más de 20 años, defensor a ultranza de agricultores y ganaderos, del asociacionismo y del medio rural, dejó un vacío en el sector agrario insustituible.