Helgurd Hilkmet “No hay ninguna amenaza sobre Erbil”

6555731wErbil (Irak), 13 ago (EFE).- Las fuerzas kurdas protegen Erbil, capital del Kurdistán iraquí, y mantienen a los yihadistas del Estado Islámico (EI) fuera de la ciudad, por lo que no existe ninguna amenaza para ella, dijo en una entrevista a Efe el portavoz “peshmerga” Helgurd Hilkmet.

En su despacho de la sede de comunicación del Ministerio de los “Peshmergas”, a las afueras de Erbil, Hilkmet verbaliza la tranquilidad que se siente al pasear por la capital del Kurdistán, de momento escudada por las tropas kurdas y los bombardeos de la aviación estadounidense, que protegen sus intereses en la ciudad.

Si no fuera por los comentarios de los vecinos y los informativos en radios y televisiones, nadie diría que muchas noches se producen bombardeos y enfrentamientos a tan solo decenas de kilómetros de la ciudad.

Según el portavoz “peshmerga”, los yihadistas del Estado Islámico controlan las localidades de Sinyar y Rabia, al oeste de Mosul, capital de la provincia de Nínive, y de Yalaula, en la provincia de Diyala.

Mientras, las tropas kurdas dominan las localidades de Majmur y Gwer, al sur de Erbil, que recuperaron el pasado domingo.

El apoyo militar y humanitario que Estados Unidos está ofreciendo en la zona es recibido de manera “muy positiva” por Hilkmet, quien afirma que los kurdos disponen de una “sala de operaciones conjuntas con EEUU y las fuerzas iraquíes”, aunque reconoce que necesitan más apoyo.

“El EI tiene armas muy potentes y modernas, nosotros necesitamos algo parecido para hacerles frente”, afirma.

El militar declina, por motivos de seguridad, dar cifras sobre el número de “peshmergas” que defienden el Kurdistán, pero sí admite que están siendo ayudados por voluntarios civiles que han decidido dejar sus trabajos para unirse a las tropas kurdas en la lucha por detener el avance de los yihadistas hacia su tierra.

La llegada de estos voluntarios “no ha supuesto un gran cambio práctico”, subraya, “pero sí ha servido de un gran apoyo moral para los ‘peshmergas’ y para todo el país”.

Hilkmet no se pronuncia demasiado sobre los cambios políticos que están sucediendo en Bagdad, donde ha sido nombrado Haidar al Abadi como nuevo primer ministro, en sustitución del saliente Nuri al Maliki.

Sin embargo, sí admite que “no está claro que Al Maliki deje su puesto” en algún momento.

Sea como fuere, no le preocupa quién esté al frente del Gobierno central, sino que este “respete la Constitución en vez de seguir sus propios intereses”, en alusión al jefe de Gobierno saliente.

“En el gobierno regional kurdo estamos a favor de un Ejecutivo democrático en Irak que respete la Constitución”, afirma.

El levantamiento insurgente en el norte del país ha dejado fuera del control del Gobierno central buena parte del país y ha provocado una crisis política que complicó la elección de las nuevas autoridades iraquíes, que debían elegirse tras los comicios parlamentarios celebrado el pasado abril.

Los yihadistas del EI tomaron Mosul, la segunda ciudad del país, el pasado 10 de junio, y desde entonces continúan sus avances para ampliar el “califato” que proclamaron en los territorios bajo su control en Irak y Siria.

Por Edu Marín