Ha llegado el momento de lanzarse a la aventura con un barco de segunda mano

barcoPasear en barco y disfrutar de las bellezas del mar en hermosas costas y parajes, es una aventura que muchos disfrutan en barco propio o alquilado, y que queda como un increíble recuerdo para siempre. Al final, no importa si se alquila o se compra uno, lo importante es disfrutar de la aventura; pero si entre los planes está adquirir uno, la opción de comprarlo de segunda mano puede ser muy ventajosa y económica.

Uno de los mayores placeres que se pueden dar los amantes del mar y la playa, es pasear unos días en barco y recorrer las más hermosas costas que se puedan encontrar. Por suerte, las opciones para darse ese capricho son muy variadas: se pueden alquilar, adquirir nuevos o comprar barcos de segunda mano, de manera que cualquiera que sea la vía, lo importante será disfrutar.

Hay empresas que prestan todos esos servicios por precios bastante razonables y con la atención de primer nivel que los clientes se merecen. Venden y alquilan barcos de distintos modelos, tipos y capacidades, y asesoran para poder elegir la mejor opción.

En el caso de los barcos de segunda mano, éstos se pueden conseguir en óptimas condiciones, excelentemente cuidados, para permanecer siempre casi como nuevos y con precios muy ventajosos. Pueden ser una buena opción para quienes desean obtener un barco propio, pero el presupuesto no les da como para comprarse uno nuevo.

Qué se debe revisar al comprar un barco de ocasión

Aunque en el mercado se pueden conseguir buenas oportunidades de barcos de segunda mano a la venta, siempre se deben seguir algunas recomendaciones para elegir una buena opción y evitar un eventual dolor de cabeza:

  • Revisar bien el bote, lancha, catamarán o barco que se quiera adquirir, lo cual puede hacerse con el apoyo de técnicos especialistas que pueden realizar una buena inspección que incluya todos los aspectos mecánicos y funcionales. Es importante estar pendientes de cualquier pequeño detalle que pueda esconder algún fallo o desperfecto mayor.

Lo ideal es probarlo algunos días en el mar antes de comprarlo, para asegurarse de que todo funciona perfectamente. No basta con que esté bonito, lo más importante es que opere bien para evitar que en pleno viaje en alta mar se quede tirado por cualquier situación no detectada en el momento de comprarlo.

  • Inspeccionar las instalaciones eléctricas, aparatos electrónicos e instrumentos de medición, para garantizar que funcionan correctamente y cumplen con su función; de lo contrario, se puede correr el riesgo de que algo pueda fallar y pueda hacer que el barco se detenga. 

Además, los aparatos e instrumentos de navegación son esenciales para poder guiarse, por lo que al fallar alguno puede presentarse el peligro de perderse en medio del mar.

  • Dar un buen vistazo al motor y comprobar que no tenga fallos. Un buen mecánico podrá hacer una inspección detallada en el corazón del barco y verificar que funciona como debe ser, lo cual será fundamental para no llevarse sorpresas desagradables más adelante.
  • Asegurarse que tenga los papeles en orden y toda la documentación esté al día y de forma legal. Es muy importante revisar que cuente con todos los permisos y licencias requeridos para no contravenir las disposiciones náuticas que rigen la circulación legal de barcos.

¿Cuándo comprarlo?

Posiblemente la idea de comprar un barco pueda rondar tu cabeza desde hace tiempo, pero aún no te has decidido esperando el momento indicado. Aunque para adquirir un barco cualquier fecha es buena, ciertamente hay temporadas del año en las que sus precios son más bajos de lo normal, debido a que no son muy usados. 

Éstos son los primeros meses de otoño o de invierno, que es cuando están más asequibles. También concluida la temporada fuerte de verano, muchas personas optan por vender sus barcos, y por eso también hay ofertas con cierta disminución en los precios, que se pueden aprovechar.

Así que no hay excusas para perderse la aventura de pasear por alta mar en un barco propio, que se puede adquirir de segunda mano, con excelentes condiciones y listos para zarpar. Con el apoyo de empresas y tiendas especializadas que pueden ofrecer unidades perfectas con los mejores precios que se pueden conseguir.