Frío y oscuridad: ¿Cómo afecta a nuestros perros?

Foto: Florian Schuh/dpa-tmn

(dpa) – Quien salga a pasear a su perro en la época más oscura del año no debería olvidar su linterna. De esta manera en las zonas poco iluminadas se puede mantener al animal siempre a la vista, recomienda la asociación protectora de animales alemana Vier Pfoten (cuatro patas).

También resultan importantes correas, arneses y cuerdas reflectantes. Para perros peludos son adecuados los chalecos reflectantes, que no quedan recubiertos por el pelo largo. No es una buena idea dejar que la mascota corra libremente después de la puesta de sol, aconseja Vier Pfoten.

Los perros siguen viendo muy bien en la penumbra, pero los humanos no. Por lo tanto, a los dueños de mascotas les resulta difícil mantener a sus canes a la vista.

Los peligros de las calles transitadas bien pueden ser evitados con correas. Pero estas deben reflejar la luz, ya que justamente si son largas y oscuras pueden constituir un verdadero riesgo de tropiezos para los ciclistas.

Y si en el otoño o en el invierno afuera está mojado y frío, no solamente se congelan los humanos, sino también los perros. Los boxer, los bracos de Weimar y los grifones poseen poco subpelo y se enfrían rápidamente.

Además los canes viejos o los cachorros también necesitan una protección que les brinde calor, por ejemplo con un abrigo para perros.

Además se recomienda permanecer siempre en movimiento junto con su perro y no acometer largos paseos si el animal ya es más viejo.