Excrementos de pájaros y resina de árboles dañan la pintura de los coches

(dpa) – Los propietarios de coches que aparquen en zonas arboladas deben tener cuidado con los excrementos de pájaros o la resina de los árboles que puedan caer sobre sus automóviles, ya que si no los retiran inmediatamente pueden dañar la superficie de la carrocería.

Foto: Klaus-Dietmar Gabbert/dpa-mag

También los restos de insectos pueden perjudicar los elementos exteriores de los coches. El club automovilístico alemán ADAC aconseja, antes de proceder a eliminar la suciedad, ablandarla antes.

Este tipo de manchas puede contener partículas sólidas, como la arena, por lo que es recomendable no fregar con demasiada fuerza. Es conveniente usar esponjas suaves para evitar dañar la pintura.

Se debe proceder de la misma manera con la limpieza de los faros delanteros y las luces traseras, ya que también pueden sufrir arañazos si se utilizan productos abrasivos.

En un primer momento, un poco de agua y un recipiente para enjuagar la esponja pueden ser suficiente. Pero, si de esta manera cuesta limpiar la superficie de la carrocería, se puede recurrir a productos especiales para la limpieza del automóvil.

De cualquier manera, si se cuida la pintura con cera después del lavado, la superficie tendrá mayor resistencia a los agentes atomosféricos y a la suciedad.