El parque nacional Berchtesgaden en Alemania cumple 40 años

Berchtesgaden (Alemania), 7 ago (dpa) – Ya a las siete y media de la mañana se ha formado una larga cola delante de la ventanilla donde se venden los billetes para la primera excursión en barco. Muchos turistas solo hacen un tour a la península de San Bartolomé con su pequeña iglesia de peregrinación. Para Hansi Stöckl, en cambio, el verdadero tour apenas comienza allí.

Stöckl es guía de montaña y quiere enseñar a su grupo lo que la mayoría de las aproximadamente 1,6 millones de personas que cada año visitan el parque nacional Berchtesgaden solo han visto superficialmente: la naturaleza alpina en el segundo parque nacional más antiguo de Alemania, que este año celebra su 40 aniversario. Por eso, la iglesia de peregrinación es para Stöckl solo una escala en el camino hacia la cima.

En este parque nacional, de 210 kilómetros cuadrados, viven animales que mucha gente solo ha visto en documentales televisivos: águilas reales, marmotas y gamuzas.

En el parque nacional, la subida hacia la cima no es un simple paseo. En un tramo del camino llamado Saugasse hay más de 30 curvas y la subida para sortear un desnivel de 350 metros es empinada. Duele en la pantorrilla y en el muslo.

Sin embargo, cada esfuerzo tiene su recompensa. Después de un ascenso de poco más de cinco horas vemos a una altura de 1.600 metros la Kärlingerhaus, la cabaña de la Asociación Alpina, donde pasaremos la noche. A la izquierda y a la derecha se encuentran los picos de los Alpes de Berchtesgaden y enfrente el camino que serpentea por la verde pradera hasta la puerta de la cabaña. Aquí arriba reina el silencio. Las nubes en el cielo están estáticas.

A poca distancia, detrás de la Kärlingerhaus, se encuentra el lago Funten, conocido en toda Alemania por ser el lugar más frío en este país. En diciembre de 2001 se registró aquí una temperatura de 45,9 grados bajo cero.

Tras haber completado su formación, Lukas Schöbinger, de 21 años, pasa por primera vez el verano aquí en la montaña, en una cabaña del año 1841. Schöbinger, de profesión destilador, trabaja para la empresa Grassl de Berchtesgaden, que desde el siglo XVII tiene el derecho de producir licor de genciana y de desenterrar en la montaña las raíces de esta planta, que son indispensables para la elaboración de este aguardiente.

Schöbinger permanecerá poco más de siete semanas en la cabaña, sobre todo por las raíces. “La genciana es la planta más amarga del mundo”, dice el joven destilador. “Incluso las vacas en la pradera no la tocan”. Sin embargo, en la raíz de la genciana hay fructosa que sirve para elaborar el aguardiente.

En la cabaña Kärlingerhaus ya hay mucha actividad a la mañana siguiente. Stöckl quiere salir temprano con el grupo de senderistas para subir al Feldkogel, una montaña situada a poco menos de una hora caminando. El tranquilo lago Funten está en la sombra y el sol todavía está bajo en el cielo.

La caminata por el paisaje alpino matutino hacia la cima del Feldkogel pasa por verdes praderas alpinas. En la cima, a una altura de 1.886 metros, se alza una gran cruz. La vista desde este punto llega muy lejos y pasa sobre el lago del Rey. Se puede ver la torre de la iglesia de St. Bartholomä y al fondo las casas de Berchtesgaden, y sobre todo el paisaje se alza al cielo el Watzmann, una montaña de más de 2.700 metros.

Información básica: el parque nacional Berchtesgaden

Destino: El parque nacional Berchtesgaden está situado en la Alta Baviera, en la frontera con Austria, en el extremo sureste de Alemania. Para los senderistas hay una red de caminos de 260 kilómetros. La pernoctación en una cabaña alpina se puede reservar online, lo que se recomienda hacer sobre todo en verano.

Cómo llegar: En tren desde Múnich a Berchtesgaden con transbordo en Freilassing. El viaje dura poco más de dos horas y media. Una alternativa es viajar en avión al cercano aeropuerto de Salzburgo, en Austria.

Informaciones: Oficina de turismo de Berchtesgaden, Maximilianstraße 9, 83471 Berchtesgaden (Tel. 08652/656 50 50, email: info@bglt.de).

Por Andreas Heimann (dpa)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies