Cómo protegerse de la radiación solar en el coche

El descapotable requiere de especial cuidado para protegerse de la radiación solar. Foto: Nestor Bachmann/dpa

(dpa) – En la última edición de la Feria de Electrónica de Consumo (CES), celebrada en Las Vegas, se presentó, en versión de alta tecnología, un componente para el interior de los coches que en los últimos 100 años apenas ha sido objeto de modificaciones: la visera “Virtual Visor”, un parasol para el coche en versión de pantalla LCD transparente.

¿Cómo funciona? El sistema utiliza una cámara interior que monitorea el brillo solar y la distribución de las sombras en la cara del conductor. Con ayuda de algoritmos de seguimiento ocular, el sistema calcula qué zona de la visera debe ser oscurecida para evitar que el resplandor ciegue al conductor. El resto de la visera permanece transparente sin entorpecer la visibilidad.

Sin embargo, este desarrollo, de la multinacional alemana Bosch, apenas es un prototipo y probablemente falten varios años para su producción en serie.

Entonces, ¿cómo protegerse, ya hoy, de la radiación solar o del desagradable calentamiento del interior del vehículo a altas temperaturas exteriores? Este es un tema ciertamente relevante, ya que también implica riesgos para la salud.

Según la Oficina Federal de Protección Radiológica de Alemania (BfS, por sus siglas en alemán), los riesgos emanan principalmente de la radiación ultravioleta A (UVA), que penetra la piel y es la causante del envejecimiento prematuro y del cáncer de piel.

“Mientras que los parabrisas de los coches reducen, en parte, la radiación UVA y UVB procedente de los rayos solares, las ventanillas laterales no ofrecen la protección suficiente contra la radiación UVA”, afirma Cornelia Baldermann, experta de la BfS.

Las quemaduras de sol, causadas principalmente por la radiación UVB, normalmente no son algo que deba temerse en un coche cuando las ventanillas están cerradas, a menos que, añade Baldermann, se hayan ingerido sustancias fotosensibilizantes, como los cítricos o el apio, que promueven las enfermedades de la piel causadas por la radiación UV.

Según Baldermann, los niños en particular corren el riesgo de sufrir daños en la piel por la radiación UVA en el asiento trasero, ya que su piel es muy sensible. La experta recomienda, por lo tanto, equipar el coche, sobre todo en verano y para viajes largos, con accesorios que ofrezcan la protección necesaria contra los rayos ultravioletas.

Los comercios ofrecen todo tipo de artículos de protección solar para el coche: pantallas, persianas, cortinillas, laminado de lunetas y cubiertas para la puerta. Algunos fabricantes indican incluso el factor de protección.

Además de proteger contra los rayos ultravioletas, estos productos tienen otro efecto positivo: “El riesgo de accidentes aumenta con el resplandor y el calor del sol. Así pues, los productos sirven para mejorar la seguridad vial, siempre que se instalen de manera que no restrinjan la vista del conductor”, señala el portavoz del Automóvil Club Alemán (ADAC), Johannes Boos.

Sin embargo, toda solución tiene ventajas y desventajas. Vincenzo Lucà, experto del organismo alemán de inspección técnica Tüv Süd, opina que las pantallas de protección solar son la “solución más barata y simple”, pero objeta que solo cubren una parte los cristales y que, por esa razón, no se puede esperar de ellas más que una “cierta cantidad de sombra”.

Gracias a las ventosas o tiras adhesivas, las pantallas protectoras son fáciles de instalar, pero siempre hay que prestar atención a que estén bien fijas y no presenten bordes afilados. Además, hay que tener en cuenta que ventanilla no puede abrirse sin quitar la pantalla. También hay sistemas de protección especialmente adaptados a los tipos de vehículos: estos prometen más éxito, pero cuestan más de 100 euros (aproximadamente 113 dólares).

Las persianas y cortinillas de protección solar, por otro lado, se montan rápidamente mediante una ventosa o se cuelgan en el borde superior de la ventanilla. Su gran ventaja es que se pueden abrir o cerrar en función de las necesidades y son fáciles de manejar durante el viaje. “También ofrecen mayor visibilidad si el niño quiere mirar hacia afuera”, señala Lucà. La desventaja: los kits de reequipamiento tampoco permiten abrir las ventanillas.

Boos, el experto de ADAC, objeta que algunas partes de las persianas y las cortinillas pueden traquetear durante el viaje. Lucà advierte que es importante que los sistemas de protección solar no interfieran con los airbags de cortina que a menudo van instalados sobre las ventanillas, y aconseja que no se utilicen productos baratos comprados en Internet, sino más bien accesorios originales para así contar con una solución segura diseñada a medida del coche.

Otra solución acreditada son las fundas, que se colocan sobre el cristal o el marco de la puerta y cubren la ventanilla completamente, brindando una excelente protección solar. En algunos casos permiten abrir las ventanillas, haciendo entonces las veces de protección contra los insectos. Las fundas solo pueden quitarse cuando el coche está detenido.

Una ventaja: el desmontaje es tan rápido como el montaje. Sin embargo: “Estas fundas pueden hacer mucho ruido. Si las piezas se rompen mientras se conduce, puede ser peligroso para los coches que circulan por detrás”, advierte el portavoz del ADAC.

Según Lucà, las láminas de protección solar son la “solución más elaborada, eficiente, pero también la más cara”. El experto añade que estas deberían ser colocadas por un especialista, lo que puede costar varios cientos de euros. La protección UV y el aislamiento térmico que ofrecen son muy buenos, y los ocupantes del vehículo tienen una visibilidad ilimitada hacia el exterior. “Es la única solución que ofrece esta ventaja”, precisa Lucà.

Sin embargo, las láminas de oscurecimiento no se pueden quitar, lo que puede restringir la visión panorámica, especialmente al anochecer o en la oscuridad: “A través de la lámina, sólo se puede ver bien desde la oscuridad hacia la luz”, explica Boos. El ADAC advierte que las láminas deben poseer todos los certificados de homologación y sellos y que el correspondiente documento debe llevarse siempre en el coche: “De lo contrario pueden surgir problemas durante la inspección general o un control policial”.

Cuando se oscurecen o cubren las ventanillas de los coches, siempre hay aspectos legales que deben considerarse: “Las ventanillas equipadas con vidrio templado que sean relevantes para la visibilidad del conductor, deben ser claras, translúcidas y sin distorsiones”, establece la normativa.

Por ejemplo, el parabrisas y las ventanillas laterales delanteras no pueden ser oscurecidas, a diferencia de todos los demás cristales ubicados detrás del pilar B.

En cuanto a los conductores de descapotables: Como apenas tienen ventanillas que les protejan, y ante el riesgo de que puedan subestimar la fuerza del sol a causa del viento, el Tüv alemán les recomienda aplicarse protector solar antes de iniciar el viaje.

Lucà aconseja además cubrir con ropa las partes del cuerpo expuestas al sol y utilizar una gorra para prevenir, en el peor de los casos, una insolación.

Encontrar la solución adecuada para protegerse del sol durante la conducción requiere pensar en las necesidades de cada uno. Lucà aconseja preguntarse: “¿Qué tan flexible debe ser la solución?” Si los niños cambian de coche con frecuencia, se recomienda una solución que se pueda instalar rápidamente. En el caso de los coches nuevos, el experto recomienda a las familias invertir un poco más de dinero y encargar el vehículo con un sistema de oscurecimiento de los cristales traseros como equipamiento opcional.

Por Stefan Weissenborn (dpa)