ANPE y Suatea reclaman una bajada de ratios y más profesores

Colegio La Gesta cerrado. – EUROPA PRESS.

(EUROPA PRESS) – Los representantes de los sindicatos educativos ANPE y Suatea han exigido este miércoles que las ratios por aula sean más bajas y que se refuercen las plantilla para poder garantizar la seguridad en la vuelta a las aulas en el mes de septiembre.

“Estamos hablando de un riesgo de que las aulas se conviertan en foco de transmisión de la pandemia”, ha indicado el reprentante de Suatea, Valentín Brugos, que ha incidido en que una situación extraordinaria no puede recibir una respuesta ordinaria.

Valentín Brugos y el presidente del sindicado ANPE, Gumersindo Rodríguez se manifestaban así durante la Comisión de Estudio de la gestión de la crisis sanitaria COVID-19 en la Junta General del Principado.

Rodríguez ha indicado que ante la pandemia del coronavirus en materia educativa “se actuó tarde, se tomaron decisiones equivocadas y no se ayudó al profesorado”. “La tónica en materia de Educación durante la pandemia es la ausencia de directivas claras y concretas, algo que sigue siendo así en lo que a la planificación del nuevo curso se refiere”, ha dicho.

Ha asegurado además que desde la consejería se presionó a los profesores para que optasen por el aprobado general y, a su parecer con esta actitud “se ha devaluado el trabajo de alumnos y profesores.

Así de cara al nuevo curso ANPE defiende el uso obligatorio de mascarilla para mayores de seis años, la distancia de seguridad de más de 1,5 metros, una bajada de las ratios, la contratación del profesorado necesario –la convocatoria de interinos es corta–, digitalización de los centros educativos, regulación de las condiciones de trabajo de la enseñanza on line y retomar el diálogo y la negociación real con las organizaciones sindicales.

Rodríguez ha considerado que quizás la consejería tiene buena voluntad y trata de hacer las cosas bien pero “necesita mejorar y no llega al aprobado en cuando a la gestión durante la pandemia”. Así también ha indicado que en caso de un nuevo confinamiento el sistema no está preparado para que los alumnos pudiesen avanzar materia desde sus casas.

Por su parte el representante del sindicato Suatea, Valentín Brugos, también se ha mostrado muy crítico con los gestores educativos pero siempre entendiendo que la situación a la que se hizo frente a una situación extraordinaria en la que nadie sabía como actuar.

Ha considerado que los profesores reaccionaron en 48 horas con profesionalidad, utilizando medios propios y todo ello en un escenario de desregulación absoluta de las condiciones laborales. Y todo ello con “escasas, contradictorias, interpretables” directrices por parte de la consejería que al inicio de la pandemia tomó decisiones erróneas y contra toda lógica.

Brugos ha asegurado que su sindicato valora el retorno de los alumnos a los centros, pero el mismo debe darse con total garantías de seguridad. Además ha defendido que los fondos para hacer frente a la reconstrucción en materia educativa deben destinarse íntegramente a la escuela pública, que es la que recoge a las mayorías desfavorecidas y con dificultades económicas.

Las ratios y las plantillas serán para Suatea las líneas rojas de cara a la vuelta a las aulas en el mes de septiembre.