Ribera ha destacado el potencial de la digitalización como herramienta para la eficiencia

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha participado en la Conferencia Anual sobre Eficiencia Energética de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Durante el encuentro, Ribera ha destacado el poder transformador que tienen los programas de eficiencia energética, especialmente en el caso de los colectivos vulnerables, y ha defendido la necesidad de combinarlos con acciones en otros terrenos, como el de la digitalización. A su juicio, se trata de ámbitos que constituyen un motor para la creación de empleo y que son necesarios en un momento como el actual, de reactivación económica.

En el acto, la AIE ha presentado diez recomendaciones clave de la Comisión Mundial de la Acción Urgente en materia de Eficiencia Energética, un documento en cuya elaboración ha participado Ribera. En concreto, se identifican palancas clave como priorizar una acción transversal en materia de eficiencia energética para potenciar todos sus beneficios económicos, sociales y ambientales; actuar para desbloquear su potencial de creación de empleo; incentivar la demanda de soluciones basadas en la eficiencia energética; movilizar finanzas para fomentar este campo y aprovechar la innovación digital para mejorar la eficiencia del sistema y aumentar la ambición global en esta materia, entre otras.

La vicepresidenta ha destacado, en particular, la necesidad de involucrar al conjunto de la sociedad en las medidas de eficiencia energética, dado el potencial multiplicador de la inversión al crear modos más eficientes de producción y una mejora de la calidad de vida de los hogares.

En este punto, Ribera ha animado a plantear proyectos integrales de eficiencia, especialmente interesantes en un contexto de recuperación. Ha puesto como ejemplo las oportunidades que implica el reequipamiento de un barrio completo, proyectos que pueden generar no solo beneficios sociales y económicos para sus vecinos, sino una conexión cultural y emocional con el programa. Este tipo de iniciativas, a su juicio, han de formar parte del proceso de Recuperación Verde que se está diseñando en la Unión Europea y que incluye medidas en este campo de acción.

Ribera también ha apostado por trabajar no sólo en el ámbito regulatorio, clave para establecer marcos, sino también en crear señales fiscales adecuadas que impulsen la innovación financiera hacia modos más eficientes energéticamente.

Por último, ha destacado el potencial de la digitalización como herramienta para la eficiencia. A través de la tecnología es posible alcanzar ahorros por encima del 10% empleando datos en tiempo real.