¿Qué edad debo tener para jubilarme?

Llegados a cierta edad nos damos cuenta de lo importante que es planear nuestra jubilación. Por desconocimiento o por informaciones erróneas, no siempre sabemos con certeza a qué edad podemos jubilarnos en España. Saber cuántos años cumplidos y cotizados a la Seguridad Social debemos tener nos será de gran utilidad para jubilarnos con todos los beneficios y la mayor tranquilidad.

Cuál es la edad real de jubilación

Cuando se nos plantean preguntas del tipo: “ ¿Qué hacer para jubilarse? “y “¿Cuántos años debemos tener para ser pensionista?” , lo primero que debemos saber es que, desde el año 2013, la edad de jubilación se ha visto afectada por dos aspectos cruciales. El primero tiene que ver con el incremento en la edad permitida para jubilarse. El segundo, con el aumento de los años cotizados.

Si lo traducimos a números podemos decir que, en el 2027, aquellas personas que cumplan los 65 años tendrán el derecho a la jubilación siempre que hayan cotizado a l a Seguridad Social la cifra exacta de 38 años y 6 meses. En caso no se alcance dicha cotización, la edad de jubilación ascenderá a los 67 años.

Trasladando estas cifras al año vigente, las personas que quieran obtener la pensión contributiva durante el presente 2020 deberán tener un mínimo de 65 años y haber cotizado 37 años a la Seguridad Social. O, en el caso de que hayan cotizado menos tiempo, tener cumplidos los 65 años y 10 meses de edad.

Qué debemos tener en cuenta a la hora de jubilarnos

Para poder jubilarse legal y formalmente en España y tener acceso a una pensión pública de tipo contributivo los ciudadanos debemos cumplir cuatro condiciones obligatorias: estar en situación de hecho causante de jubilación, estar afiliados en la Seguridad Social, tener la edad mínima de jubilación y haber cotizado quince años:

Que se haya producido el hecho causante

La legislación llama “el hecho causante” al día del cese en la actividad laboral de un trabajador dado de alta en la Seguridad Social. Una vez alcancemos dicho día, podremos presentar nuestra solicitud de jubilación.

Estar afiliados a la Seguridad Social

La afiliación a la Seguridad Social en alguno de los regímenes existentes es imprescindible para convertirnos en jubilados. Estos regímenes se dividen en diferentes categorías: el régimen general, el especial del mar y la minería y el de trabajadores autónomos.

La Seguridad Social expone en su normativa que serán beneficiarios de la pensión contributiva aquellas personas que estén incluídas en el Régimen General, afiliadas y en alta o en situación asimilada a la de alta. Dicha ley también afirma que aquellos trabajadores afiliados en la fecha del hecho causante tendrán derecho a la jubilación aunque no estén de alta o en situación asimilada al alta siempre y cuando cumplan con los requisitos de edad y cotización legales.

Cumplir con la edad establecida

Ya hemos visto que para el 2027 la edad mínima de jubilación se establece en 67 años. Hasta ese momento, la normativa ha establecido un régimen especial transitorio. Este régimen especial comienza con los 65 años de edad. Evolucionando y retrasando la jubilación a dos meses por año desde el 2018 a 2027 hasta alcanzar los 67 años de edad.

Tener una cotización legal mínima

Podremos optar a la jubilación contributiva cuando hayamos cotizado un mínimo de 15 años o 5.475 días. Y siempre que lo hayamos hecho cotizando un mínimo de dos años dentro de los 15 años previos al momento de la jubilación.

Esto significa que una persona que no haya cotizado dos años dentro de los 15 anteriores a su retiro, perderá su derecho a la pensión contributiva. En ese caso, si la persona desea jubilarse igualmente, podrá solicitar una pensión de carácter asistencial. Para ello, deberá cumplir los requisitos establecidos por la ley en el momento de la solicitud.

Qué trámites debemos seguir para jubilarnos

Los trámites para acceder a la jubilación son sencillos y requieren de poco tiempo. Lo primero que debemos hacer es contactar con la Seguridad Social. Accediendo a su página web o a su línea de atención telefónica, donde obtendremos el impreso de solicitud de jubilación. En este, deberemos hacer constar nuestros datos personales, fiscales y de cotización laboral.

Antes de entregar dicho formulario es importante que revisemos si hemos especificado correctamente el tipo de jubilación al que queremos optar (anticipada o activa). Una vez cumplimentado, podremos hacerlo llegar a través del correo postal, desde la página web de la Seguridad Social o físicamente en una de sus oficinas de atención al cliente. Siempre en un plazo máximo de seis meses.

Sea cual sea nuestro caso, tener clara la edad y el tiempo cotizado requerido para jubilarse hará de nuestro proceso de jubilación un trámite fácil y libre de sorpresas inesperadas.