Phil Hogan: “El Acuerdo entre la UE y Vietnam tiene un enorme potencial económico”

La Comisión Europea acoge con satisfacción la decisión adoptada ayer por el Parlamento Europeo de aprobar los acuerdos de comercio e inversiones entre la UE y Vietnam. Está previsto que el Acuerdo comercial entre la UE y Vietnam entre en vigor en 2020, tras la conclusión del procedimiento de ratificación por parte de Vietnam. El Acuerdo comercial eliminará prácticamente todos los aranceles sobre los bienes intercambiados entre ambas partes y garantizará (a través de sus compromisos firmes, jurídicamente vinculantes y exigibles en materia de desarrollo sostenible), el respeto de los derechos laborales, la protección del medio ambiente y el cumplimiento del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

Phil Hogan, comisario de Comercio, ha declarado: «El Acuerdo entre la UE y Vietnam tiene un enorme potencial económico, beneficioso para los consumidores, los trabajadores, los agricultores y las empresas. Y va mucho más allá de los beneficios económicos: demuestra que la política comercial puede ser una fuerza positiva. Vietnam ya ha realizado grandes esfuerzos por mejorar su actuación en materia de derechos laborales gracias a nuestras conversaciones comerciales. Una vez en vigor, estos acuerdos reforzarán nuestras posibilidades de promover y supervisar las reformas de Vietnam».

Este es el Acuerdo comercial más amplio entre la UE y un país en desarrollo, aspecto este que se tuvo plenamente en cuenta: Vietnam eliminará sus derechos de importación gradualmente a lo largo de un período más largo, de 10 años, a fin de tener en cuenta sus necesidades de desarrollo. Sin embargo, muchos productos de exportación importantes de la UE, como los productos farmacéuticos, los productos químicos o la maquinaria, disfrutarán ya de unas condiciones de importación libres de derechos a partir de la entrada en vigor del acuerdo. El Acuerdo comercial también incluye disposiciones específicas para reducir las barreras no arancelarias en el sector del automóvil, y protegerá 169 alimentos y bebidas tradicionales de la UE (indicaciones geográficas) como el vino de Rioja o el queso de Roquefort.

Gracias al Acuerdo comercial, las empresas de la UE también podrán participar en licitaciones de las autoridades y empresas públicas vietnamitas en las mismas condiciones que las empresas nacionales.

Además de ofrecer importantes oportunidades económicas, el Acuerdo también garantiza que el comercio, la inversión y el desarrollo sostenible vayan de la mano, estableciendo un alto nivel de protección laboral, medioambiental y de los consumidores, y velando por que no se produzca una «carrera a la baja» para atraer el comercio y la inversión.

El Acuerdo obliga a ambas partes a:

  • Ratificar los ocho convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y respetar, promover y aplicar de forma efectiva los principios de la OIT relativos a los derechos fundamentales en el trabajo
  • Aplicar el Acuerdo de París, así como otros acuerdos internacionales en materia de medio ambiente, y actuar a favor de la conservación y la gestión sostenible de la fauna y la flora, la biodiversidad, la silvicultura y la pesca
  • Dar participación a la sociedad civil independiente en el seguimiento de la aplicación de estos compromisos por ambas partes.

Vietnam ya ha avanzado en algunos de estos compromisos:

  • Ratificó en junio de 2019 el Convenio n.º 98 de la OIT sobre la negociación colectiva
  • Adoptó un Código de Trabajo revisado en noviembre de 2019
  • Confirmó un calendario para la ratificación de los otros dos convenios fundamentales de la OIT sobre la libertad sindical y el trabajo forzoso.

El Acuerdo comercial incluye además un vínculo institucional y jurídico con el Acuerdo de Asociación y Cooperación entre la UE y Vietnam, lo que permite adoptar medidas adecuadas en caso de vulneración de los derechos humanos.

Próximas etapas

Con la aprobación del Parlamento, el Consejo puede ahora celebrar el Acuerdo comercial, que podrá entrar en vigor una vez que la Asamblea Nacional vietnamita lo haya ratificado, muy probablemente a principios del verano de 2020. El Acuerdo de protección de las inversiones con Vietnam todavía tiene que ser ratificado por todos los Estados miembros de conformidad con sus respectivos procedimientos internos. Una vez ratificado, sustituirá a los acuerdos bilaterales de inversión que veintiún Estados miembros de la UE tienen en la actualidad con Vietnam.

Vietnam es el segundo mayor socio comercial de la UE en la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN) después de Singapur, con un comercio de mercancías por valor de 49 300 millones EUR y un comercio de servicios por valor de 4 100 millones EUR al año.

Las principales exportaciones de la UE a Vietnam son productos de alta tecnología, como maquinaria y equipos eléctricos, aeronaves, vehículos y productos farmacéuticos. Las principales exportaciones de Vietnam a la UE son productos electrónicos, calzado, productos textiles y prendas de vestir, café, arroz, marisco y muebles.

Con un volumen total de inversiones extranjeras directas de 6 100 millones EUR (2017), la UE es uno de los mayores inversores extranjeros en Vietnam. La mayoría de las inversiones de la UE se dedican a la transformación y fabricación industriales.