La situación de los refugiados en España, en “Crónicas”

‘Crónicas’ aborda la situación de los refugiados y el aumento de las solicitudes de asilo en España. El programa ha hablado con Ibrahim, un joven de Sudán que huye de la maltratada región de Darfur. Ha pasado siete de sus 25 años en campos de refugiados de la ONU. Un día huyó a la búsqueda de una vida mejor y el periplo le llevó a una patera a punto de hundirse en el Mediterráneo que fue rescatada por el Open Arms. Ahora está en Toledo, intentando labrarse un futuro.

El programa también contará con los testimonios de Alain, que escapó de la guerra del coltán en Congo; Eugenio, de la persecución homófoba en Rusia; Mauricio, de la amenaza de la guerrilla en Colombia; o Lisbeth, de la persecución política y la crisis socioeconómica en Venezuela. Todos ellos son refugiados o solicitantes de asilo, de protección internacional, en España.

El pasado año se superaron las 118.000 solicitudes de protección internacional en nuestro país, más del doble que el año anterior. Las instituciones no dan abasto, no hay suficientes plazas de acogida, pero es obligatorio dar una respuesta a la angustia de quienes tienen que abandonar su tierra en busca de seguridad y esperanza. “No trabajamos desde la perspectiva de la caridad o del asistencialismo”, dice Mónica López, directora de Programas de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). “El estado español tiene el deber legal de atender a las personas refugiadas en función de tratados internacionales, directivas europeas que obligan a garantizar unas condiciones mínimas de acogida, es algo legal y obligatorio”, añade.

Cada día miles de personas se ven forzadas a huir de sus hogares a causa de conflictos y persecuciones. Hay más de 71 millones de personas desplazadas, una cifra sin precedente en la historia. Cerca de 30 millones son refugiados o solicitantes de asilo, personas que no pueden regresar a sus países de origen.