La calidad de vida es una cuestión de finanzas

finanzas familiaresEn las sociedades modernas es prácticamente imposible alcanzar un buen nivel de vida si no se posee una fuente de ingresos y un buen control sobre estos. La acumulación de deudas y carecer de seguro que cubra las espaldas al ciudadano son dos de los factores relacionados con la economía que impiden la tranquilidad y la seguridad en el día a día

Las familias necesitan, por una parte, acceso a una fuente de riqueza y manejar con tranquilidad, seguridad y conocimiento de causa esa riqueza, lo que implica no excederse en el gasto, manteniéndolo equilibrado en relación a los ingresos. En caso de que esto no haya sido posible, la fórmula de lareunificación de deuda es una buena solución.

Por otro lado, también es necesario contar con un sistema que ofrezca seguridad ante una situación inesperada de crisis personal. Con un seguro adaptado a las necesidades personales, las personas y los grupos familiares estarán económicamente protegidos en el caso de sobrevenir una urgencia, una situación repentina de pérdida personal por parte de aquel o aquella que aseguraba el ingreso.

Ante el exceso de deudas, la reunificación

La sociedad en su conjunto se ha habituado a vivir en un sistema de consumo, que en ocasiones es abusivo e incontrolado. Las personas, por regla general, en tiempos de bonanza no calibran las posibilidades para el futuro, llegando a comprar lo que su situación actual les permite. Cuando la situación cambia, como ha ocurrido en los últimos años con los sucesivos periodos de crisis económica y pandémicas, la entrada de dinero se reduce cuando no se corta por completo.

En situaciones y momentos económicamente complicados, como los que se están viviendo en la actualidad, una de las principales cargas para poder llevar un nivel de vida digno es la acumulación de deudas contraídas en los buenos tiempos. La compra de un coche, la hipoteca más algún electrodoméstico o un préstamo personal para ir de vacaciones es suficiente para que, en la actualidad, cualquier familia esté asfixiada y apenas llegue a fin de mes.

Al reunificar deudas, el pago mensual disminuye considerablemente, con lo que las familias pueden tener más dinero para los gastos habituales y llegar al final del mes sin tanto agobio, esfuerzo y sacrificios.

¿En qué consiste la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas, como su propio nombre parece indicar, no es más que la acción de agrupar todos los préstamos, hipotecas y deudas bancarias contraídas con una o varias entidades financieras en un solo préstamo. Con esta simple estrategia, la cantidad a pagar todos los meses se reduce notablemente.

Empresas mediadoras, como las que aparece en la página web Kreitiweb, se encargan de negociar con los bancos nuevas condiciones de pago, ajustando el tipo de interés y el plazo de amortización. El proceso conlleva la cancelación de forma anticipada de los préstamos ya existentes y la apertura de uno nuevo, que según la cantidad agrupada será personal o hipotecario.

En este proceso se suman todas las deudas pendientes, unificándolas bajo un único tipo de interés y plazo para amortizarlas. Aunque la cantidad mensual a pagar sea menor, el montante final crece, pues hay que añadir el aumento del interés por el aumento del tiempo para amortizar, el trabajo de la mediadora… Si hay una hipoteca, también hay que sumar los gastos de las comisiones por cancelamiento, la tasación el notario, impuestos de actos jurídicos…

La unificación de deudas solo es recomendable si el tiempo de liquidación de los préstamos es muy largo. Si queda poco tiempo para que termine el pago de alguno de ellos, mejor aguantar y terminar definitivamente con él.

Para vivir tranquilo, la contratación de un seguro

Aunque no sea necesaria la reunificación de deudas, aunque se hayan superado las crisis con facilidad o hayan sido usadas para mejorar la situación económica, no se debe olvidar que todo puede cambiar de improviso.

La pandemia del coronavirus es la mejor prueba de esto, pues nadie esperaba que la realidad social cambiara tan radicalmente, tan profundamente y en tan poco tiempo. Desgraciadamente, las defunciones se han multiplicado, dejando a innumerables familias sin ingresos. Las condiciones de vida no volverán a ser igual, aumentan las prohibiciones y la inseguridad. La realidad aturde, pues el contagio puede llegar a cualquiera cuando menos se lo espere.

En este sentido, y para evitar el contacto entre personas y disminuir el riesgo de contagio, la aseguradora online cobra mayor protagonismo que nunca, convirtiéndose en una herramienta de gran eficacia para facilitar la tranquilidad y la seguridad de los usuarios y clientes.

Ventajas de contratar un seguro por internet

Contratar un seguro gracias a la intermediación online de un agente de seguros, como los que la aseguradora Helvetia, pone a disposición de los interesados guarda algunas ventajas que deberían tenerse en cuenta.

Con uno de estos agentes no quedarán dudas de todos los pros y también los contras de cualquier seguro por los que se sienta interés (de vida, de decesos, de hogar, integrales…), contando con la tranquilidad de estar en un entorno seguro y cómodo como es el propio hogar. Por otro lado, el ahorro de tiempo es considerable, sin tener que desplazarse a una hora determinada hacia algún centro físico en la ciudad, con los problemas de aparcamiento que supone y gastos añadidos que eso conlleva. En este sentido, ya se está ahorrando el dinero del combustible.

Por último, cabe destacar que, con Helvetia e internet, desde cualquier lugar y en todo momento el seguro puede ser contratado, pues una de las ventajas que ofrece el entorno digital es que nunca cierra.