Jens Weidmann: “La economía alemana está repuntando”

Foto: Kay Nietfeld/dpa

Fráncfort, 21 jun (dpa) – El presidente del Banco Central de Alemania (Bundesbank), Jens Weidmann, considera que la economía alemana va por buen camino tras la crisis derivada por la pandemia de coronavirus, según declaraciones publicadas hoy por el periódico “Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung”.

“En los últimos meses hemos experimentado la mayor caída económica de la historia de la República Federal”, indicó Weidmann al periódico y agregó: “La buena noticia es que el punto más bajo ya pasó y las cosas están mejorando.”

Sin embargo, Weidmann advirtió que la importante caída de la economía alemana solo irá seguida de una “recuperación comparativamente gradual”.

Según el informe periodístico, el presidente del Bundesbank subrayó que el Estado germano tiene suficiente margen para volver a apoyar la economía en caso de una ola de insolvencias en otoño (boreal).

Destacó que “en un entorno difícil, los políticos han reaccionado con rapidez y valentía para proteger a las empresas y a los empleados. Eso fue lo correcto.” Agregó sin embargo que los políticos no deben acostumbrarse al alto nivel de deuda.

Weidmann dijo que no espera que los precios suban este año. “Si se produce menos porque las fábricas han tenido que cerrar por pedidos o se han interrumpido las cadenas de suministro mundiales, esto tiende a hacer subir los precios”, indicó.

“Al mismo tiempo, los consumidores tienden a quedarse en casa, y estamos viendo una disminución de la demanda en algunas áreas, como la de la vestimenta. Esto tiene un efecto de reducción de precios”, explicó.

Weidmann manifestó que cuando el impuesto sobre el valor añadido, que se reducirá del 19 al 16 por ciento y del 7 al 5 por ciento durante medio año a partir del 1 de julio, vuelva a subir a su antigua tasa en enero 2021, la tasa de inflación volverá a subir.

La inflación en Alemania cayó a su nivel más bajo en más de tres años y medio en mayo. La tasa de inflación anual fue del 0,6 por ciento.

El Banco Central Europeo (BCE) tiene como objetivo una tasa de inflación anual de poco menos del dos por ciento para toda la zona euro con sus 19 países a mediano plazo.

Pero si los precios permanecen bajos o en descenso en todos los ámbitos esto podría tentar a empresas y consumidores a posponer inversiones lo que podría frenar la economía.