Eric Hegmann: “El comportamiento en la red es diferente al de la vida real”

Foto: Kathrin Stahl/dpa-tmn

(dpa) – El problema con las citas online es que uno permanece demasiado tiempo en línea, pero además el comportamiento en la red es diferente al de la vida real, señala el terapeuta Eric Hegmann.

Según el consultor de parejas, por lo general las personas se muestran más valientes en Internet, aunque también se sobreestiman.

Su consejo es muy sencillo: hay que tomar el teléfono para llamar al “match”, que se logra cuando dos personas se han dado mutuamente un “me gusta” en el perfil, señala el asesor de la plataforma de citas online Parship en una entrevista con dpa.

dpa: ¿Hay reglas diferentes para las citas online que para las citas fuera de línea?

Hegmann: Las reglas para hacer contacto difieren sólo mínimamente, pero en un punto se diferencian muy profundamente. La elección de la pareja se determina en este planeta por las mujeres. Esto significa que en un coqueteo, por ejemplo en un bar, el hombre que no quiere parecer impulsivo esperará la invitación de la mujer, que a través de una palabra, una sonrisa u otro lenguaje corporal le expresa su interés. Recién en ese momento el hombre se acercaría a la mujer.

La mujer provoca, por así decirlo, al hombre a dar el primer paso. Por supuesto, esto no se puede trasladar a Internet. Eso también significa que el hombre promedio es a menudo el gran perdedor de las citas en línea.

dpa: ¿Cómo es posible?

Hegmann: Recientemente se realizó un estudio sobre los usuarios de Tinder. El hombre promedio apenas es contactado por las mujeres y recibe poca respuestas, en general, porque su perfil no es lo suficientemente atractivo.

Se dice que suelen gustarse las personas que coinciden en su atractivo. En persona la gente es más tímida y se conforma con un grado de atracción más parecido al suyo. Pero el Internet lleva a que mucha gente se oriente hacia arriba, en otras palabras, a centrarse en los pocos que son particularmente atractivos.

dpa: ¿Debería entonces armarse deliberadamente un perfil más atractivo?

Hegmann: No sé si se debería cambiar algo en la presentación, pero sí en el comportamiento de búsqueda. Me preguntaría: ¿Me sirve realmente buscar una pareja a la que sea difícil o imposible acceder? ¿Qué me ocurre con eso? ¿Cómo queda mi autoestima si experimento una y otra vez un rechazo? Creo que entre muchos solteros ya se percibe una autoestima herida.

Dado que nuestra autoestima influye nuestra forma de vincularnos, muchas personas desarrollan estrategias de protección para no volver a sufrir. Eso es bastante normal.

Esto redunda, por ejemplo, en hacer un perfil más atractivo, en ser menos confiado o en esperar hasta encontrar a una persona que coincida en un 150 por ciento con los propios intereses. Pero todas estas son estrategias de protección que conducen más bien a que uno permanezca solo.

dpa: ¿Cómo puedo reforzar mi confianza en un “match” y evitar decepciones en una cita?

Hegmann: Tengo la impresión de que la gente no habla por teléfono antes de encontrarse. ¿Cómo puede ser eso? ¿Qué les impide comprobar la primera impresión positiva del perfil antes de conocerse personalmente y luego experimentar una decepción?

Pienso que hay mucho miedo al rechazo y que uno cree que se puede aclarar mucho chateando. Sin embargo, en realidad, eso solo amplía la proyección que uno mismo se hace, porque todo lo que no sabemos de la otra persona lo llenamos con nuestras esperanzas y expectativas y, en el caso de personas muy pesimistas, de experiencias. Pero eso no es nada que realmente defina a esa persona.

Obviamente, no se puede resolver eso con una llamada telefónica, pero algo más de información se puede obtener. Siempre me pregunto por qué no se implementa este mecanismo de control antes de las citas.

Por Simone A. Mayer (dpa)