Enamorar al rival, la obra más difícil de Cristiano Ronaldo

Madrid, 4 abr (dpa) – Con su gol de chilena en la victoria a la Juventus, Cristiano Ronaldo no sólo logró el gol que tanto buscaba como jugador del Real Madrid sino que consiguió lo que muy pocos: ser ovacionado por toda la hinchada rival en el Juventus Stadium.

“Ha sido un momento increíble y tengo que dar las gracias a todos los aficionados de la Juventus. Lo que han hecho ha sido algo fantástico que nunca me había pasado en toda mi carrera. Estoy muy contento”, dijo el portugués al canal de la UEFA tras la victoria por 3-0 de los blancos en la ida de cuartos de final de la Liga de Campeones.

Una ovación a un jugador rival es un gesto que el fútbol suele reservar para homenajes muy concretos y excepcionales, como cuando un antiguo miembro del club recordado con cariño regresa con otra camiseta o cuando se trata de un héroe nacional por su desempeño en la selección, como es el caso de Andrés Iniesta, aplaudido por todos los campos de la primera división española por su gol en la final del Mundial de Sudáfrica 2010.

Sin embargo, resulta mucho más extraño ver algo como lo sucedido este martes en el Juventus Stadium: que la afición local termine tan impresionada con la actuación de un rival como para agradecerla a pesar de que su propio equipo sea la víctima.

Un gesto reservado para muy pocos y cuyos ejemplos en los últimos años se pueden contar con los dedos. Precisamente en el feudo del Real Madrid, el Santiago Bernabéu, se produjeron tres de las más recordadas ovaciones a rivales por su desempeño y dos de ellos eran estrellas de su eterno rival el Barcelona, lo cuál las hace aún más valiosas.

El argentino Diego Armando Maradona se llevó el reconocimiento de la hinchada blanca por su rendimiento en el duelo de ida de la final de la Copa de la Liga de 1983, en el que anotó un recordado gol tras dejar por el suelo al arquero y al último defensa. En 2005, esa conquista fue para el brasileño Ronaldinho Gaúcho, que liquidó el clásico liguero con un impresionante doblete en el que retrató con su velocidad y técnica a toda la defensa local.

La última gran ovación del Bernabéu a un rival fue precisamente para un mito de la Juventus, Alessandro Del Piero, en 2008. Para entonces ya tenía 34 años pero el delantero se las arregló para anotar los dos tantos de su equipo, uno de ellos de tiro libre directo, y así poner en pie a los aficionados “merengues”, que anoche vieron cómo los italianos devolvieron el gesto con Cristiano Ronaldo.

Otro de los grandes reconocimientos de la Champions League en los últimos años lo protagonizó el brasileño Ronaldo Nazário en 2003 en Old Trafford. Cuando el “Fenómeno” fue sustituido tras anotar un contundente hat-trick en casa del Manchester United, el “Teatro de los Sueños” le dedicó una ovación cerrada.

Sin embargo, el reconocimiento a Cristiano Ronaldo tras su actuación no se limitó al Juventus Stadium ni a la prensa. Fueron muchos los futbolistas, tanto en activo como retirados, que olvidaron posibles rivalidades y se rindieron al portugués a través de las redes sociales.

Andrea Barzagli, su rival en la cancha, aseguró que “fue un gol de Play Station”, mientras que el delantero inglés del Stoke City, Peter Crouch, fue más bromista: “Sólo unos pocos podemos hacer eso”.

Varios ex jugadores madridistas también se pronunciaron, como José María Gutiérrez “Guti” (“Brutal. El golazo del año”), Álvaro Árbeloa (“Cristiano Ronaldo ya puede abandonar la Tierra y ponerse a jugar contra los marcianos. ¡Aquí ya lo ha hecho todo!”. ) o antiguos compañeros del United como el inglés Rio Ferdinand (“Mira lo alto que se levanta del suelo. Es una broma”).

Hasta estrellas de otros deportes como el ídolo de la NBA LeBron James terminaron rendidas. “¿No estáis entretenidos? Eso ni siquiera es justo. ¡Asqueroso!”, escribió con admiración el basquetbolista en Instagram junto a una imagen del portugués.

Una chilena que refleja a la perfección el feliz presente que atraviesa Cristiano a sus 33 años: máximo anotador del torneo con 14 tantos en nueve partidos y goleador histórico de la competición con 119 conquistas.

Por Jorge Aldea (dpa)