El fin de la globalización sería fatal para Alemania

globalizaciónMúnich, 25 ene (dpa) – Un fin de la globalización y una posible división del mundo en dos bloques dominados por China y Estados Unidos amenazaría fuertemente el bienestar en Alemania, según un estudio dado a conocer hoy.

El instituto de investigación y asesoramiento Prognos advirtió en su investigación que de esa manera la economía alemana podría perder partes considerables de sus exportaciones.

El estudio se realizó en el marco de las preocupaciones que hay entre economistas y especialistas en política exterior respecto de que los conflictos comerciales entre Estados Unidos y China desemboquen en una confrontación permanente entre ambas grandes potencias.

En el caso de que Europa se una al bloque dominado por Estados Unidos, podrían perderse el 22 por ciento de las exportaciones y el 30 por ciento de las importaciones, estimó Prognos.

Un acercamiento a China y una mayor distancia con respecto a Estados Unidos harían bajar las exportaciones en un 18 por ciento, según se estima.

Y en el caso de que la Unión Europea se decidiera como tercera opción por una especie de independencia de los bloques y se presentara como una fuerza autónoma entre China y Estados Unidos, también podrían perderse aún el 12 por ciento de las exportaciones.

“Una desglobalización sería fatal para la economía local”, dijo el autor del estudio Michael Böhmer en la presentación online. Según el estudio, los pesos económicos mundiales se desplazarán de todas maneras en los próximos veinte años hacia el este de Asia.

“¿Termina así el predominio económico de Occidente? Sí, un poco se termina”, dijo Böhmer.

El presidente de la asociación de la industria alemana BDI, Siegfried Russwurm, alertó contra un distanciamiento permanente entre Estados Unidos y Europa.

Una distancia igual de grande con respecto a Estados Unidos y China no puede ser la meta, dijo el ex ejecutivo de Siemens. Añadió que los europeos están mucho más cerca de Estados Unidos que de China tanto en lo social como en lo cultural.

Russwurm abogó al mismo tiempo por una UE fuerte, para que los estados europeos puedan imponer juntos sus intereses.

“Haríamos bien en promocionar a la UE”, dijo Russwurm respecto de las corrientes nacionalistas en países europeos. “Cada país de la UE, también la fuerte Alemania, es un enano frente a las dos grandes antagonistas, Estados Unidos y China”.