Construir una casa pasiva: ¿qué costes acarrea?

Una casa pasiva es la forma perfecta de combinar ecología y economía. Un elemento característico de todos los edificios de este tipo es el aislamiento térmico. Sorprendentemente, se instala de una manera conocida desde hace muchos años. Sin embargo, para que funcione correctamente, hay que emplear tecnología moderna para minimizar la pérdida de calor.

Hay varios métodos para mantener la temperatura adecuada dentro de las habitaciones. Se pueden utilizar colectores solares o bombas de calor. Suena parecido a lo que se usa en las casas con eficiencia energética, pero usar estos conceptos como sinónimos es erróneo.

La tecnología pasiva no se limita únicamente a las casas. También es posible edificar instalaciones industriales, hoteles o escuelas de esta forma.

Como construir casas con esta tecnología innovadora es rentable, conviene saber cuánto pueden costar.

Si quieres construir una casa pasiva fuera de España, puedes llevarte materiales locales. Entonces, tendrás que añadir los gastos del transporte y las tarifas diarias de los trabajadores.

Como con cualquier otro edificio, para construir una casa pasiva hay que empezar por su diseño. En este caso, cuesta bastante más que con los edificios corrientes. El plano de una casa normal cuesta como mínimo 600-900 euros. Para una casa pasiva, tendrás que desembolsarte más de 1000 euros. Esto si eliges un diseño predeterminado. Si buscas un diseño individual, lógicamente saldrá más caro, por lo menos entre 4000 y hasta 10 000 €, pero recomendamos esta opción, ya que entonces el diseño se adaptará a la finca y a tus requisitos individuales.

Planos listos. ¿Y ahora qué?

Lógicamente, a los costes asociados a la preparación de los planos tendrás que añadirle los costes de construcción de la vivienda pasiva. Para poder llamarla pasiva, tiene que cumplir ciertos requisitos. En vez de ventilación natural, hay que instalar una ventilación con recuperación de calor y aumentar el hermetismo del edificio. Eso cuesta unos 7000 €. También es imprescindible instalar ventanas de alto nivel de aislamiento y limitar los puentes térmicos. Por lo menos deberás destinar 3000-4500 € para ello. También necesitas poner puertas interiores que se caractericen por un alto hermetismo. Su precio oscila en torno a los 800 €.

Coste de la construcción

La construcción de un edificio siempre empieza desde los cimientos. Para las casa pasivas, se recomienda utilizar placas de cimiento, que cuestan unos 50 €/m2.

Después hay que pensar qué muros de carga instalar. Aquí los precios varían bastante en función de la tecnología de construcción y los materiales. Pueden oscilar entre 60 y 120 €/m2.

Normalmente los techos se hacen de material prefabricado y cuestan unos 90 €/m2.  Por otro lado, construir el tejado cuesta unos 70 €/m2.

Instalaciones en la casa pasiva

Instalar calefacción central y preparar agua caliente sanitaria cuesta unos 10 000 € si se usa gas. Una instalación de calefacción eléctrica puede costar entre 2000 y 4000 € en función de la potencia. El sistema de ventilación mecánica destinado para las casas pasivas es algo más costoso, unos 6000 €.

Si decides construir colectores solares, tendrás que hacer frente a gastos extra. Un conjunto de 2-3 colectores de 4-5 m2 de superficie, una bomba solar, el equipo de montaje y las piezas automáticas cuestan unos 2000-3000 €.

Construir una casa pasiva conlleva un gasto importante. Los créditos online al instante probablemente no ayuden lo suficiente. Es más recomendable pedir una hipoteca y financiaciones similares. No obstante, estos edificios modernos empiezan a salir rentables rápidamente gracias a su menor consumo de energía. Con el tiempo, la diferencia entre el precio de una vivienda pasiva y una normal se invierte a favor de la pasiva.