Cangas del Narcea pide a Educación que cubra el transporte escolar de una docena de niños del concejo

La concejala de Educación de Cangas del Narcea, Esther Fernández Somiedo, ha enviado esta mañana una carta a la consejera de Educación, Carmen Suárez, en la que le pide que se cubra el transporte escolar de una docena de niños del concejo. Se trata de cinco rutas con diferentes peculiaridades, la primera de ellas hace referencia al Colegio Rural Agrupado Río Cibea en el aula de Llamera, al que acude un niña de tres años, cuya vivienda se encuentra a menos de 1,5 kilómetros del centro educativo, “por ley no tendría derecho a transporte, pero hay que tener en cuenta las peculiaridades de la zona”, explicó la edil, quien argumentó que, “es una zona de alta montaña, sin iluminación, sin aceras ni arcenes”, dijo al tiempo que añadió que acudir caminando en invierno al colegio es muy duro. Fernández Somiedo recordó a Suárez el compromiso adquirido en su última visita, el pasado mes de febrero, donde anunció que se dotaría de transporte a los menores que viviesen más cerca de los centros.

En el Pontón una familia con dos niños también tienen que acudir caminando al aula de Limés, “quedan fuera del transporte por apenas 200 metros”, apuntó la concejala, quien defiende que el Principado tiene que tener en cuenta las peculiaridades de la zona rural. Otra de las rutas que la responsable municipal de Educación reclama a la consejería es la que une la carretera del Coto con el colegio público de Obanca. Afecta a un total de tres niños, “que están cursando la enseñanza obligatoria”, recalcó la edil, quien explicó que aunque su centro de referencia se encuentre en el Colegio Rural Agrupado Santana en La Regla, “los niños van a Obanca para que las familias puedan conciliar, ya que este centro cuenta con comedor escolar”. Por ello cree necesario que la Consejería reestructure el servicio para que se tenga en cuenta esta ruta de transporte.

Las otras dos rutas que el Consistorio quiere que la Consejería ponga en marcha, son la que une Cibuyo con el colegio de Vega de Rengos, que afecta cinco alumnos y la ruta que trasladaría a un alumno desde Pomar de las Montañas hasta el colegio público de Obanca. “Qué la Consejería se hiciese cargo del transporte sería una clara apuesta por la educación en el medio rural”, dijo la concejala, quien cree que hay que tener en cuenta las peculiaridades de cada uno de los casos.