Argentina logra el apoyo de amigos de la UE para gestiones con el FMI

Durante el año 2018, el gobierno derechista de Mauricio Macri vio con profunda preocupación, como Argentina se encaminaba hacia un colapso financiero y un default de los bonos en dólares emitidos.

Es por ello que se vio en la obligación, de solicitar al Fondo Monetario Internacional 45 mil millones de dólares, con el fin de hacer frente a la emergencia.

Deuda Argentina ante el FMI

Según lo pautado con el organismo multilateral de crédito, Argentina debe devolver en los próximos 3 años la totalidad del dinero recibido como préstamo, durante el gobierno de Macri. Pero a raíz del colapso económico producido por el coronavirus, se hace cuesta arriba cumplir con este compromiso.

El presidente Alberto Fernández ha calificado la deuda como insostenible e impagable y dijo que, en este momento, en que el PIB hacaído en 9,9%, la pobreza ha aumentado en un 42% y el desempleo en un 11%, es materialmente imposible cumplir con los recargos ante el fondo.

Para este año 2020,el gobierno de Argentina debe cancelar por concepto de vencimiento de cuotas, la cantidad de 2.400 millones de dólares al Club de Paris y 3.800 millones de dólares como amortización de deuda al FMI. Esto suma una deuda toral de seis mil doscientos millones de dólares, capital que no dispone el estado.

Para el gobierno de Fernández, es fundamental contar con el apoyo de la comunidad internacional y es por ello que tomó la determinación de salir a una gira por Europa.

Su intención es solicitar ayuda a los principales países amigos de la CE,quienes podrán interceder por Argentina ante el FMI, para lograr la reducción o eliminación total de los recargos.

Aunque el presidente argentino expreso que, era necesario una renegociación con el fondo para poder restablecer la estabilidad macroeconómica, lo cierto es que debe cumplir con los pagos pautados hasta el 2021.

De no hacerlo caerían en una situación de default, lo que crearía incertidumbre en el mercado financiero y se generaría indudablemente, una fuga masiva de inversionistas.

Gira del presidente Alberto Fernández por Europa

Argentina logro el apoyo de Francia, Portugal, Italia y España, para que sirvieran de mediadores, ante el Club de Paris y el Fondo Monetario Internacional. La idea es, estudiar la posibilidad de eliminar los recargos que tiene esa nación con estos organismos.

En una reunión entre el presidente de Argentina y su homólogo francés Emmanuel Macron, Fernández manifestó que la realidad económica de su nación, no le permitía hacer frente a la cancelación de los recargos que están pautados para este año.

En este sentido, apelara a la buena voluntad de los acreedores internacionales, para poder renegociar la deuda y así darles sinceridad a los créditos.

De igual forma se reunió con el presidente Pedro Sanchez de España y el Primer Ministro portugués Antonio Costa, a quienes les planteo la difícil situación que atraviesa su país. Tambien les indico que la deuda total que tiene su nación es de 335.582 millones de dólares.

De igual manera manifestó que debido a la delicada situación social, económica y sanitaria por la que atraviesa Argentina, fue necesaria la creación de políticas de apoyo, para las familias más vulnerables.

Esta es la razón por la que no puede cumplir con los acreedores ya que debe utilizar el dinero con el que cuenta el país, para darle cumplimento a estos programas sociales.

Al parecer las palabras del primer mandatario argentino, lograron el apoyo incluso simbólicamente del Vaticano por lo que la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, expreso en un comunicado que planteara a los miembros del organismo, la necesidad de reducir o eliminarlos recargos de la deuda Argentina.

Analistas financieros han expresado, que el hecho que los países europeos vean con buenos ojos la solicitud de refinanciamiento expresada por Alberto Fernández, seguramente motivara al organismo multilateral de crédito, a establecer nuevos términos en la cancelación del crédito.

Argentina segundo default en 20 años

Si el gobierno de Fernández no logra una reconsideración en los términos de pago de la deuda, la situación económica del país se complicará enormemente, como se sabe hace casi 20 años, el gobierno de Buenos Aires, no pudo cancelar sus compromisos por lo que entro en default.

En ese entonces la situación le hizo un profundo daño al país, causando posteriormente una grave crisis política, en la que la democracia de la nación estuvo a punto de zozobrar.

Entre el año 2005 y 2010, Argentina hizo una solicitud a los tenedores de bonos ya que no podía honrar los intereses. Aunque les dijo, que podía cancelarles 35 centavos por dólar adeudado.

Para ello pedían un plazo entre 2 y 4 años, pero los fondos de cobertura que tenían dichos bonos se negaron a aceptar la propuesta, por lo que la situación estuvo a punto de resolverse en las cortes judiciales por lo que se debió renegociar una vez más con los inversionistas, para evitar sanciones mayores.

En la actualidad, si bien es cierto que el gobierno de Fernández tiene acceso a los entes multilaterales para obtener nuevos préstamos, ningún miembro de los mercados de capitales, les dará un solo centavo a tasas de interés bajas.

Es por ello que, si Argentina no logra el consenso del FMI, la pobreza que se encuentra en este momento en más de 10 millones de habitantes, podría aumentar un tercio y sus sectores económicos, caerían en la más grave recesión de los últimos años.

Fernández prometió en las elecciones del año 2019 que sacaría al país de la recesión, pero la pandemia lo ha obligado a destinar el gasto estatal, para fortalecer el maltrecho sistema sanitario, apoyar algunas empresas del sector industrial y tratar de contener la inflación que se encuentra en un 48% y que cada día sigue pulverizando el valor del peso argentino.