Ardor de lengua: Causas y recomendaciones

Ardor Lengua
La primera instancia de consulta ante el ardor de lengua es el médico de cabecera. Foto: Christin Klose/dpa

(dpa) – Cuando la lengua duele al principio no se piensa en nada y esta sensación de ardor puede desaparecer sola luego de un tiempo. Pero a veces la molestia no se va y a veces incluso se extiende a la cavidad bucal y los labios.

¿Cuándo debería uno preocuparse? El clínico y gastroenterólogo profesor Ulrich R. Fölsch recomienda ir al médico cuando estas molestias no ceden después de cuatro a cinco días.

Dos a tres de cada 100 personas padecen de ardor en la lengua, según estima el odontólogo y ortodoncista Wolfgang Schmiedel. De acuerdo con el ex presidente de la cámara de odontólogos de Berlín, sobre todo mujeres de mediana y avanzada edad presentan estas dolencias.

MUCHAS CAUSAS POSIBLES

El problema es que existen incontables posibles causas. Por ejemplo, puede haber una falta de hierro. O detrás del ardor de lengua puede encontrarse también una reacción alérgica a un metal.

¿Quizás la mucosa también reacciona a ciertas sustancias de la pasta de dientes? Entre las causas más frecuentes de la enfermedad, explica Schmiedel, se encuentra el síndrome de Sjögren.

Pero también la esclerosis múltiple o la enfermedad de dolor crónico fibromialgia pueden ir acompañadas de ardor en la lengua. Frecuentemente se presenta junto con diabetes mellitus, acidez de estómago o una colitis crónica. Otras causas son perturbaciones de la tiroides o infecciones hepáticas o biliares.

Otras posibles causas son las úlceras de la mucosa oral o de las encías (aftas), la inflamación de las encías (gingivitis), las caries o las enfermedades fúngicas.

¿PRÓTESIS DENTALES O UN TEMA PSICOLÓGICO?

“Las irritaciones también pueden ser de carácter mecánico, por ejemplo ocasionadas por prótesis dentales o empastes que sobresalen”, indica Schmiedel.

Una falta de vitamina B12, B9 o C asimismo es un motivo a tener en consideración. La sensibilidad en la lengua es a la vez uno de los posibles efectos secundarios de algunos medicamentos.

Y Schmiedel añade: “No pocas veces el ardor en la lengua es de naturaleza psíquica”. Esta molestia bien puede ser un síntoma corporal de una depresión y también es factible que sea consecuencia del estrés.

PRIMERA ATENCIÓN EN EL CONSULTORIO

En el caso de molestias en la lengua, el primer punto de atención será en el consultorio del médico de cabecera.

“Frecuentemente el médico de cabecera involucra a otros médicos más, como un odontólogo, un neurólogo o un psicólogo, para llegar al diagnóstico”, comenta Fölsch, miembro de la Sociedad Alemana de Medicina Interna.

Como las causas del ardor en la lengua pueden ser tan diferentes entre sí, no existe una única terapia. En primer lugar debe identificarse la causa, a la cual el tratamiento buscará dar respuesta.

PACIENCIA CON EL TRATAMIENTO

“El ardor de lengua suele curarse lentamente mediante la terapia aplicada de forma causal”, afirma Schmiedel. Por lo tanto, los pacientes deberán hacer gala de paciencia.

Por ejemplo si el médico diagnostica un Síndrome de Sjögren, es importante que la producción de saliva sea estimulada mediante caramelos y el mascado de chicle. Y si el problema es una causa psíquica, entonces una terapia cognitiva de comportamiento podría ser prometedora.

“Las infusiones de manzanilla o salvia suelen ayudar a aliviar las molestias”, comenta Fölsch. En caso que el ardor de lengua vaya acompañado de un dolor intenso, los analgésicos pueden proporcionar cierto alivio.

A veces el ardor de lengua tiene una causa relativamente inofensiva: por ejemplo demasiadas bebidas calientes o comidas muy picantes o muy dulces. En ese caso, dice Schmiedel, alcanza con corregirlo y reducir la cantidad de esas bebidas y alimentos.

Por Sabine Meuter (dpa)