Un perro adulto necesita buena alimentación y ejercicio

(dpa) – Cuando los perros envejecen, se asemejan a los humanos. Las dolencias aumentan, su oído y su vista se deterioran y sus movimientos se vuelven más rígidos. Por lo tanto, los dueños deben observar detenidamente a su mascota.

Foto: Ina Fassbender/dpa-tmn

Primero surge la pregunta: ¿cuándo es viejo un perro?

A menudo se dice que la edad del perro multiplicada por siete es igual a la edad humana. Sin embargo, esta fórmula no responde la pregunta, ya que la edad biológica del perro depende del tamaño del animal.

“Un gran danés es casi Matusalén a los siete años, pero para un West Highland o Jack Russell Terrier es la mejor edad”, explica Barbara Braus, directora de una clínica veterinaria en Hofheim, en Alemania. Los perros pueden vivir fácilmente hasta los 16 o 17 años, destaca la veterinaria.

Por su parte, el veterinario Thomas Steidl, de Tubinga, señala que tiene pacientes que ya han cumplido 20 años. “En las últimas décadas la esperanza de vida de los perros ha aumentado enormemente”, afirma.

Steidl opina que esto se debe a que los animales están ahora mejor cuidados que en el pasado.

Cada vez más olvidadizos y noctámbulos.

Según el veterinario, las enfermedades típicas en los canes viejos incluyen artrosis, problemas circulatorios y tumores, pero también la demencia es cada vez más común en los perros.

“Los animales se vuelven más olvidadizos, más sucios y repentinamente noctámbulos”, enumera Steidl algunos síntomas de la vejez canina.

En algún momento el dueño se da cuenta de que el perro ya no juega tanto, no quiere caminar tanto, necesita más descansos y duerme mucho. Steidl aconseja llevar al animal una vez al año al veterinario.

Los ojos apagados no significan nada malo.

Los ojos de los perros mayores a menudo se nublan, pero eso no significa nada malo. “El tejido del cristalino se vuelve más denso y por lo tanto se ve más turbio desde algunos ángulos. Pero los perros todavía pueden ver bien”, explica Braus.

También es importante observar las garras del animal, ya que pueden ir creciendo hacia dentro.

Otro problema en la vejez es el sobrepeso. “Esto se puede remediar con un cambio en la dieta, además de ejercicio moderado y regular”, apunta el veterinario Ronald Lindner de Markkleeberg.

El especialista recomienda darle al perro alimentos para personas mayores, que contienen bajas calorías, y que se mueva regularmente. Esto también se aplica para perros pequeños, que deberían trasladarse por sí mismo y no ser llevados en un transportín.

Las carreras cortas no son adecuadas para perros mayores.

El movimiento debe adaptarse a la condición física del perro. Las carreras cortas y los juegos de pelota no son adecuados para los perros adultos, que a menudo sufren de problemas en las articulaciones. Son más recomendables los paseos regulares donde el propio animal determina la velocidad.

Seidl enfatiza que si el animal tiene dolores debe ser tratado de inmediato, de lo contrario se puede generar un círculo vicioso.

El animal se mueve cada vez menos debido al dolor y por ende la articulación sufre cada vez más. Además, la probabilidad de tener sobrepeso aumenta, lo que en última instancia es aún peor para las articulaciones, subraya el especialista.

“Ningún perro viejo debe sufrir. Los medicamentos antiinflamatorios contra la artrosis actúan también contra el dolor”, añade el veterinario.

Por Sabine Maurer (dpa)