Tú coche, un espacio con confort.

In der Komfortzone - Klimatechnik fürs Auto immer aufwendigerPARÍS/STUTTGART (dpa) – Caliente en invierno y fresco en verano. La climatización de los coches no acaba ahí, ya que muchos fabricantes ofrecen además aromas naturales y asientos que se calientan con función masaje con la premisa de que un conductor relajado es un conductor seguro.

“Las personas pasan cada vez más tiempo en el coche”, dice Götz Renner, del departamento de atención al cliente de Mercedes, que asegura que el vehículo ha pasado de ser un medio de transporte a ser un espacio de vida. “Y uno quiere sentirse bien en el sitio en el vive”, agrega.

Por ello, en la próxima Clase S de Mercedes se ha puesto mucha atención a la climatización. Siguiendo las peticiones de los clientes, la firma alemana ha convertido su buque insignia en una especie de oasis de bienestar: no sólo habrá un sistema de aire acondicionado con cuatro zonas de temperatura y asientos climatizados en todas las posiciones, sino que por un dinero extra también un sistema de aromatización con cuatro perfumes creados específicamente para el sedán de lujo.

Incluso habrá asientos que con almohadas controladas individualmente harán un masaje con calor.

Mercedes no está sólo en este compromiso con la climatización. Por ejemplo, Lexus presentó en 2012 el modelo GS con un sistema llamado S-Flow que trabaja con una tecnología de ventilación con varias capas que opera de manera individual para cada ocupante.

La dirección del aire se divide en dos áreas: el aire fresco del exterior se dirige hacia la parte alta del interior para evitar que se empañen las ventanas. Por la parte de abajo circula el aire climatizado para asegurar mejor rendimiento tanto del calor como del frío.

El Lexus GS suministra aire puro a través de la nanotecnología, dirigiendo hacia el interior del vehículo  iones de carga negativa microscópicos contenidos en las moléculas del agua. Lo iones suprimen las sustancias nocivas del aire, los olores duraderos de asientos y techo y tienen un efecto humidificador.

La marca noble de Nissan, Infiniti, dispone de un sistema de climatización que se inspira en un paseo por el bosque. “En el bosque por lo general es donde mejor se encuentra una persona”, dice el desarrollador Yuzuru Yoshinami al presentar dos dispensadores de aroma que huelen respectivamente a madera y hojas.

Combinada con la ventilación hace creer que hay suaves ráfagas de viento dentro del “cockpit”.

Pero estos sistemas no son sólo privilegio de la gama más alta, sino que también se ven en Renault. En el pequeño modelo eléctrico Zoe hay una línea de equipamiento llamada “Take Care” con un ionizador que de forma similar al Lexus limpia el aire y lo refresca. Ayuda un dispensador de aroma, para el que hay una selección de ocho perfumes “revitalizantes y relajantes”, y un humidificador.

“Se gestiona con un sensor y evita que se resequen la piel, los ojos y las mucosas”, explica el portavoz de Renault, Thomas May-Englert.

El sistema de aromatización del interior que Mercedes presenta como innovación en la Clase S no es en realidad nada revolucionario ya que está desde hace tiempo en el modelo C4 de Citroën: “El actual C4 fue el primer coche en el que se introdujo el dispensador de aromas”, dijo la firma francesa, reivindicando haber sido pioneros.

Lo que sí es nuevo en la Clase S de Mercedes son los hilos de calefacción en los revestimientos de las puertas y en el salpicadero.

El desarrollo de la tecnología climática no sólo tiene una alta importancia por el bienestar de los pasajeros y por ser un argumento de venta, sino porque un buena climatización en el coche también ayuda a la seguridad, según Mercedes. “Un conductor relajado es un conductor seguro y por ello un poco de bienestar en el vehículo no hace daño”.