Tomar alcohol después de practicar deporte es malo para los músculos

Foto: Julian Stratenschulte/dpa

(dpa) – Quien después del entrenamiento de fútbol o de salir a correr se refresque tomando una cerveza no le está haciendo un favor a sus músculos. Y es que ya pequeñas cantidades de alcohol después de practicar deporte perjudican la regeneración del tejido muscular, aseguran los expertos.

El alcohol, afirman, extrae agua del cuerpo y ésta es necesaria para proveer a los músculos de nutrientes y minerales. También los procesos metabólicos, que son necesarios para el desarrollo muscular, se ven limitados si se consume alcohol después de entrenar.

Y una idea malísima es ir a entrenar ebrio. La coordinación y la capacidad de reacción descienden si uno está alcoholizado, lo que aumenta considerablemente el riesgo de sufrir una lesión.