Semana Grande de Gijón, la noche de los fuegos.

festaGijón, 13 ago (EFE).- La ciudad de Gijón culminará el viernes  su semana grande de fiestas con un espectáculo de fuegos artificiales sobre la Bahía de San Lorenzo en honor a la virgen de Begoña.

Unos 1.500 kilogramos de pólvora serán quemados en 26 minutos para “dar vida” a una secuencia de luz y sonido en la popularmente conocida como “noche de los fuegos” que cada año congrega a decenas de miles de personas en la playa y zonas aledañas.

El espectáculo corre a cargo de la empresa Pirotecnia Pablo, que ha ganado el concurso con una oferta de 5.000 euros menos que el precio de licitación de 50.000 euros, según ha informado hoy el concejal de Cultura, Carlos Rubiera.

Desde el cerro de Santa Catalina se realizarán 1.440 órdenes de disparos para cubrir los 62 actos de fuegos de artificio, con distintas figuras, entre ellas algunas que han sido ovacionadas por el público en ediciones anteriores.

Como novedad de este año, se recreará el manto de la virgen de Begoña, patrona de la ciudad, con haces de luces de colores blanco, amarillo y oro como preludio de la gran traca final.

Una ofrenda floral a la vírgen será dibujada con centros azules, crisantemos, peónidas, dalias, rosas, candelas, crosetes y palmeras en forma de ramillete.

La pirotecnia ha titulado este espectáculo “Reflejos de Begoña” y comenzará con el cuadro “Batalla por la vida”, que reproduce el cruce de “fuego real” con rayos rojos y blancos disparados desde los extremos del cerro.

También se creará la ilusión de que las olas del mar sobrepasan la costa en diferentes secuencias digitales con 21 posiciones, 11 ángulos y 7 alturas de disparos.

La previsiones meteorológicas para la madrugada del jueves al viernes son “favorables” con leves brisas que posibilitaran el despeje rápido del humo creado por las explosiones y que dificulta la visión en las noches de calma.

También habrá bajamar en la playa de San lorenzo, lo que garantiza espacio suficiente para el público que quiera ver los fuegos en primera línea, según ha indicado el concejal Rubiera.