Sancionados por las molestias que causaba el olor de sus plantas de marihuana

6576807wBarcelona, 21 ago (EFE).- La Policía Municipal de Girona ha sancionado a varias personas por el fuerte olor que desprendían las plantas de marihuana que cultivaban en sus domicilios y que molestaba a los vecinos

Las reiteradas quejas de vecinos por el fuerte olor procedente de inmuebles de diferentes barrios de la ciudad han llevado a la Policía Municipal a montar un dispositivo de control de cultivo de marihuana, amparándose en la ordenanza de civilidad.

Entre el 6 y el 13 de agosto los agentes han acudido a 28 pisos de los barrios de Can Gibert del Pla, Santa Eugènia, Sant Narcís, Taialà y l’Eixample a comprobar la veracidad de la denuncia de los malos olores procedentes de plantas de marihuana.

La policía ha recurrido al artículo 26.46 de la ordenanza de civilidad, que establece que puede ser objeto de sanción el hecho de “generar olores molestos, nocivos y/o para las personas y el medio ambiente”.

Según ha explicado la policía, a pesar que este artículo de la ordenanza ya se había usado con anterioridad, es la primera vez que se concreta en una campaña de control de cultivo de marihuana tan intensa.

El malestar por los malos olores también genera sensación de inseguridad, ya que algunos vecinos asocia la tenencia de plantas con el tráfico de drogas.

Por este motivo, los agentes también han comprobado que no se vendía droga en ninguno de los pisos inspeccionados y que tampoco concurrían otros delitos, como puede ser el fraude en el consumo eléctrico, por tener pinchada la luz si el cultivo de plantas es cuantioso e interior.

Las quejas por las molestias que genera el olor de la marihuana aumentan en verano porque es cuando estas plantas florecen y desprenden una fragancia más intensa, y coincide que con el calor los vecinos tiene ventanas y balones abiertos.