Salud y trabajo: Nueva cultura empresarial

Salud y trabajo
Foto: Christin Klose/dpa

(dpa) – La gestión de la salud en el trabajo ya forma parte de la cultura empresarial: muchas compañías hacen propuestas de deportes para sus empleados, ofrecen snacks o comidas saludables e intentan generar una atmósfera laboral agradable. ¿Pero qué beneficio aportan realmente a los empleados?

La calidad del management de salud de una organización se mide en la cantidad de personal que participa en las propuestas, según Dirk Hübel, especialista en el tema en Alemania.

Si los empleados se refieren a las actividades en primera persona de plural, es decir, desde un “nosotros”, denotan lealtad y manifiestan un gran grado de participación.

Eso se expresa en frases como: “Los lunes vamos a un curso para fortalecer la espalda, ¿vienes?”. Hübel indica que frases así demuestran que muchos empleados hacen uso de las ofertas y se identifican con las propuestas.

Los cargos jerárquicos de una compañía tienen un papel fundamental. Sirven como punto de orientación y como un ejemplo a seguir, también cuando se trata de las ofertas de salud de la compañía, opina Hübel. “Lo óptimo sería que participaran activamente en esas propuestas y compartieran sus experiencias con sus colaboradores”, precisa.

El tipo de ofertas que resultarán útiles dependerá de cada empresa. “Tienen que ser propuestas que vayan con los empleados y con las condiciones generales en las que se desarrollan”, dice Hübel, especialista en Educación Física. Y agrega que ofrecer un curso de ejercicios para la espalda o una canasta de frutas para la pausa solo tiene sentido si responde a una necesidad del personal.

Recuerda que la gestión de salud en una empresa apunta fundamentalmente a optimizar las condiciones de trabajo del personal, con lo cual también puede traducirse en herramientas ergonómicas de trabajo, una buena alimentación en el comedor, prevención de adicciones o reducción de las fuentes de estrés permanente.

¿Existen interlocutores para estos temas en su empresa? ¿Hay alguien que cumpla con la función de organizar propuestas de gestión de salud? Estas preguntas generales ya son un primer indicador de la calidad de la oferta que están haciendo en ese sector.

El management de salud de una organización debería centrarse, según Hübel, en aspectos psicosociales, en generar un ambiente general positivo. Y explica que en toda empresa es importante generar una cultura de confianza y de valoración.

De todos modos, el experto apunta que nunca está de más que el comedor ofrezca menús saludables, pero advierte que incluir una comida vegetariana por semana en el cronograma no será suficiente para lograr el objetivo.

En su opinión, el efecto será mucho mayor si se nombra a una persona “encargada de la fruta y la verdura”,que corte frutas en trozos pequeños y la coloque para todos en un sitio que esté al alcance de cualquiera que pase por allí.

Susanne Leitzen, que trabaja para la Sociedad Alemana de Nutrición (DGE), sugiere a los empleados que asuman un papel activo. Desde su perspectiva, es muy positivo que “todos aporten algo de dinero y pidan frutas y verduras para la oficina”.

Leitzen también cree que los desafíos dentro del equipo de trabajo pueden funcionar: comer cinco porciones de verduras y frutas al día, beber 1,5 litros de agua o dar 10.000 pasos diarios son algunos de los “retos” sugeridos.

Independientemente del tipo de propuestas, Hübel aclara que la gestión de salud en el trabajo suele funcionar en modo “top-down”, es decir, organizada desde los puestos jerárquicos para todos los empleados. Por eso recomienda que los empleados hagan saber a sus superiores cuáles son sus deseos y necesidades.

Los empleados pueden preguntar por ejemplo en su círculo de trabajo si otros tienen las mismas necesidades que ellos y plantear en la próxima reunión los puntos que hayan consensuado, aconseja Hübel.

El experto agrega que, cuando los empleados intentan poner en práctica propuestas de salud sin el respaldo de sus superiores, los proyectos no suelen perdurar en el tiempo.

Por Bernadette Winter (dpa)