Recomendaciones de feng shui para distribuir los elementos en tu hogar

La disciplina más interesada en la lectura y estudio del espacio, no sólo en sus aspectos estéticos sino también a un nivel más profundo, es la del feng shui chino. Leer el espacio en el que vives es importante para entender si es compatible con las necesidades de los que viven allí, de esta forma lograrás la colocación de los elementos idóneos dentro de tus ambientes.

Preguntar sobre quién vive en el espacio y sus hábitos es un primer paso. La renovación de la casa no es sólo un cambio en la distribución de los ambientes y/o en el mobiliario, sino también una relectura para recuperar el espacio habitable y reflejar la imagen de los que viven en él.

Renovación del hogar con feng shui

Según esta disciplina, los espacios están dispuestos de tal manera que crean una armonía arquitectónica entre el interior y el exterior de la casa, aportando bienestar, salud y felicidad.  Por lo tanto, los ambientes y el mobiliario, como las mesas y las puertas de interior deben ser reconsiderados para aumentar las influencias positivas y reducir las tensiones.

Elegir cuidadosamente los materiales, colores y formas para remodelar las habitaciones de la casa se convierte en una operación fundamental para crear un hogar lleno de energía vital y en armonía con quienes lo habitan. Actualmente puedes encontrar tiendas especializadas en feng shui para la decoración, así como mobiliarios para buscar mesas, ventanas y puertas de interior baratas.

La renovación es una forma de dar un nuevo rostro y un nuevo aliento a la casa, transformándola así en un lugar no sólo habitado sino también habitable. La reestructuración es también renovar y dar nueva energía al espacio, especialmente a través de pequeños “gestos” de transformación. En una renovación que quiere tener en cuenta las necesidades de diseño de quienes viven en un entorno, los principios a seguir son: flexibilidad, funcionalidad, confort del espacio, estética funcional y sostenibilidad.

Cada espacio debe ser trabajado

La casa, el barrio, la ciudad o el país son puntos de referencia fijos y, por lo tanto, muy importantes para los humanos porque permanecen inmutables a pesar de los inevitables cambios en las relaciones sociales. Incluso la memoria de cada persona o de una relación está sellada por el lugar donde el evento tuvo lugar. Gracias a esto es posible, al entrar en una casa, reconocer el estado social, el trabajo y la naturaleza más íntima de las personas que la habitan.

La casa es como la metáfora del cuerpo. El Feng Shui se refiere al criterio de distribución de los órganos en el cuerpo humano a la hora de considerar las actividades a realizar en diferentes entornos: cocina, recibidor, dormitorio, etc… También relaciona los roles ejercidos por las personas con las funciones atribuidas a las salas: padre, empleador, empleado, hijo, etc. Las puertas de interior  y demás elementos deben trabajar en función de esta armonía.

Por ejemplo, una tendencia predominante en el diseño y renovación de interiores es volver la cocina y el salón en un único espacio habitable que garantice una mayor transpiración en la distribución de los ambientes y una continuidad visual y energética más fluida, tal vez dividiendo los diferentes espacios con una pared corrediza de vidrio o metal, que permita contener el humo y los olores de la cocina. Esta operación energética debe aprovechar la disponibilidad de nuevos materiales y nuevas tecnologías que garanticen una mayor calidad y fiabilidad que en el pasado, como puertas de madera interiores y otras alternativas.

Recomendaciones

Para la renovación de los interiores, se han de favorecer los espacios amplios y luminosos, proponiendo con innovaciones tecnológicas un rediseño emocional lo más cercano posible al habitante, a sus deseos y a las nuevas tendencias de la vida contemporánea. En una renovación, los espacios de paso, como la entrada y los pasillos, no deben dejarse de lado y reducirse al rango de no-lugares, sino que deben convertirse en espacios de descanso, auténticas salas destinadas a enriquecer la distribución interna y la fruición de una vivienda.

La escena de un cuadro o la disposición de un objeto pueden revelar, más allá de las apariencias, los rasgos más interesantes del carácter del propietario. Las paredes, los objetos y los muebles son capaces de registrar y conservar los buenos y malos recuerdos. Por esta razón es útil descubrir su historia y escoger diseños que sean armónicos unos con otros, desde las lámparas hasta las puertas de interior.De esta forma el ambiente será pacífico.

La reestructuración del diseño de la zona de descanso y de las áreas de servicio debe dar al habitante espacios confortables, funcionales y estéticamente agradables en los que relajarse. Los baños deben ser diseñados como verdaderos lugares de bienestar, de acuerdo con los más altos estándares de confort, higiene y belleza para dotar a la casa de espacios amplios, luminosos y equipados.