¿Realmente tu higiene bucodental es correcta?

Pese a que tener una boca sana resulta imprescindible para el desarrollo normal de la vida, no todas las personas prestan la atención que debieran a su salud bucodental.

Y es que, mientras que los expertos no se cansan de repetir que es imprescindible realizar revisiones periódicas para prevenir y detectar a tiempo posibles problemas, la mayoría solo acude al dentista cuando el mal ya está hecho y la solución resulta mucho más complicada.

De hecho, y pese a que la amplia mayoría de los adultos aseguran cepillarse los dientes al menos tres veces al día, muchos no logran con ello tener una higiene bucodental del todo adecuada. Aunque, por supuesto, sea mejor que nada.

Y es que, tal y como indican desde la Clínica dental Siero, “una buena higiene bucodental comienza con el cepillado de las piezas, continúa con el uso de la seda dental entre las piezas de fácil acceso o el uso de cepillos interdentales en aquellos casos en que existen huecos y resulta imposible el paso de la seda y, finaliza con el uso de un colutorio, que acabará con buena parte de las bacterias que queden y que contribuyen a la creación de la placa”.

Pero, además de lo anterior, “el proceso de cepillado debe incluir a la lengua, algo de lo que la mayoría se olvidan”.

Y es que, cuando la higiene bucodental no es correcta o completa, además de las clásicas caries que, el que más y el que menos, ha sufrido alguna vez, aparecen la placa y el sarro, poniendo en peligro la salud de las encías, que tarde o temprano comenzarán a sangrar.

“Solo cuando el sangrado de las encías se convierte en algo habitual es cuando las personas se plantean acudir a los especialistas, lo cual es un error, pues para ese entonces puede que ya haya dado comienzo la retracción de las encías, o que las consecuencias sean aún peor”.

Pese a lo que muchos puedan creer, la gingivitis puede tener como resultado final la pérdida de los dientes, quizás si supieran esto, aquellos que no prestan atención al sangrado de sus encías acudirían corriendo al dentista para poner solución al problema antes de que sea demasiado tarde.

En cualquier caso, realizar revisiones periódicas, es sin duda la mejor forma de mantener cualquier posible problema dental a raya, algo que mejora la correcta higiene bucodental.