Primer contacto entre Biden y el rey saudí Salmán

Biden
FOTO; WHITE HOUSE / ZUMA PRESS / CONTA / Europa Press

(EP) – El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha mantenido este jueves su primer contacto oficial con el rey Salmán de Arabia Saudí, al que le ha hecho llegar el apoyo de Washington frente a Irán y su reconocimiento por “la reciente liberación de varios activistas” de Derechos Humanos.

En un comunicado, la Casa Blanca ha trasladado algunos de los temas del diálogo, en especial los relacionado en materia se seguridad y de Derechos Humanos. En este caso Biden le ha “señalado positivamente” al monarca la liberación de varios activistas, como Lujain al Hazlul, quien hace unas semanas salió de prisión después de más de mil días encerrada por defender los derechos de las mujeres.

A su vez, Biden le ha hecho saber que Estados Unidos ha “renovado” sus “esfuerzos diplomáticos” junto con Naciones Unidas para poner fin a la guerra de Yemen, escenario utilizado por Arabia Saudí e Irán para dirimir sus aspiraciones de control de la región.

Las fuerzas leales al Gobierno yemení reconocido internacionalmente, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi, cuenta con el apoyó de Arabia Saudí, mientras que los rebeldes huthis están respaldados por Irán. Ambos bandos llevan combatiendo desde finales de 2014 en una guerra que ha provocado ya la mayor crisis humanitaria del mundo.

La conversación entre ambos líderes ha tenido lugar mientras se espera que en los próximos días Washington haga publico un informe de sus servicios de Inteligencia, en el que, según avanza los medios estadounidenses, el heredero al trono saudí, el príncipe Mohammed bin Salman, estaría implicado en el asesinato del periodista Yamal Jashogi, cometido en 2018 dentro del consulado saudí en Estambul.

Jashogi, columnista del diario ‘The Washington Post’, acudió el 2 de octubre de 2018 a la consulado saudí en Estambul a recoger unos papeles para poder casarse con su prometida, Hatice Cengiz.

Sin embargo nunca más se supo de él, sus restos no han sido encontrados y los servicios de inteligencia turcos y occidentales apuntan a que la orden de matarlo solo podría provenir de las más altas esferas del reino saudí.

Si bien en un primer momento Riad negó saber del paradero de Jashogi, finalmente admitió que fue asesinado y desmembrado dentro del consulado, crimen por el cual ocho personas fueron condenadas, pero siempre negando una supuesta implicación de la familia real.