¿Por qué las focas no tienen frío en invierno?

Foto: Bernd Wüstneck/zb/dpa

(dpa) – Los días se acortan y el inicio del invierno está a un paso. Pero los animales salvajes que habitan las aguas bajas del Mar del Norte no necesitan bufanda ni gorra.

“Para las focas y las focas grises la época del año no juega un papel decisivo porque las diferencias de temperatura del agua del Mar del Norte no son tan amplias como las del aire”, explica Hendrik Brunckhorst, portavoz de la administración del Parque Nacional Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania.

“Con excepción de los inviernos helados extremos, la diferencia es de unos diez grados”, señala.

Para asegurar que la foca también se sienta cómoda en condiciones de frío helado, su cuerpo está aislado con una capa de grasa de varios centímetros de espesor. A esto se suma un eficiente sistema de intercambio de calor para las aletas frías.

Las aletas deben ser móviles y una capa de grasa sería un obstáculo. Para evitar que el precioso calor corporal se transfiera al agua a través de las aletas, las arterias que conducen la sangre desde el cuerpo hasta las extremidades están rodeadas por una red de venas. De esta manera, la sangre enfriada en las aletas se calienta en su camino de regreso al núcleo del cuerpo.

El pato también utiliza las ventajas del sistema de intercambio de calor para sus patas desnudas en invierno.

Sus pies fríos tienen otra ventaja al andar en aguas heladas. Si tuviera las patas calientes, el hielo se derretiría bajo ellas. Si se detuviera, la fina capa de agua bajo las patas se congelaría de nuevo rápidamente, el pato se quedaría atrapado por el hielo, sin poder moverse del lugar.

Arriba, una densa capa de plumas ayuda al pato a soportar las bajas temperaturas. Cuando se hincha, la capa de aire aislante entre las plumas aumenta. Este aire es calentado por el cuerpo y funciona como una chaqueta de plumón en los humanos.

Sus plumas son también resistentes al viento y al agua. A cambio, el pato “impregna” regularmente sus plumas con una secreción oleosa de la glándula sebácea. Así el cuerpo permanece caliente también en invierno.

En tanto, en los casos de los peces, los caracoles o mariscos, la temperatura corporal se adapta a la temperatura del ambiente. Los que se mueven, como el pez platija o el cangrejo del Mar del Norte, huyen del frío y se sumerge en las aguas más profundas, donde el mar está libre de hielo.

Los gusanos en cambio se entierran en capas profundas del suelo para protegerse de las heladas. Y luego están los artistas de la supervivencia como el berberecho. Se protege de la congelación con un anticongelante propio del cuerpo, una mezcla de sal y proteínas que reduce el punto de congelación de las células.

“La estrategia principal es probablemente no estar allí en absoluto”, dice el biólogo Brunckhorst. Por ejemplo, como hacen muchas aves: “En Europa migran hacia el sur, dependiendo de las especies y de las condiciones climáticas a lo largo de la costa del Mar del Norte o, en algunos casos, hacia el sur, hacia África”, explica.

Otros, como los patos silbadores y los gansos percebes, pueden soportar unos días en las aguas heladas del Mar del Norte antes de retirarse a climas más cálidos.

Pero incluso en invierno, el Parque Nacional de Schleswig-Holstein nunca está completamente desprovisto de aves: Especies árticas como el escribano nival bajan desde el lejano norte. Para ellos, el norte áspero de Alemania es “el sur”.

Por Wolfgang Runge (dpa)