Piscinas y depósitos de poliester: diseños y moldes personalizados

El poliéster se ha convertido en un material imprescindible a la hora de fabricar diversas infraestructuras de uso habitual, tanto en el ámbito doméstico como en el empresarial. Por ello podemos encontrarlo tanto en la fabricación de piscinas como en la fabricación de depósitos, entre otros muchos elementos. 

Y es que las piscinas y depósitos de poliester son solo un ejemplo de usos de este material en la industria. Pero, ¿por qué este material se ha convertido en uno de los favoritos de las empresas que fabrican piscinas o depósitos? ¿Cuáles son sus ventajas más interesantes frente a otros materiales? Lo analizamos a continuación.

Diseños y moldes personalizados: la versatilidad del poliéster

El poliéster ha demostrado ser un material muy versátil. Su utilidad a la hora de crear elementos de forma personalizada en medidas y en diseños permite a las empresas del sector ofrecer a sus clientes resultados únicos para ellos. A nivel industrial tan solo es necesario elegir un molde y un diseño para conseguir crear la pieza de manera exacta y profesional.

De esta forma, cada cliente puede conseguir aquella piscina del tamaño, forma y profundidad que desee. Algo que aplica de igual manera a los depósitos, que pueden ser fabricados con distintas capacidades según la necesidad de cada empresa. En definitiva, un elevado nivel de personalización que permite ajustar todo tipo de infraestructuras a las necesidades concretas de los clientes.

Y es que, en el caso de las piscinas de poliéster, es posible añadir de forma personalizada cascadas, chorros de agua, cañones, sistemas de hidromasaje e incluso juegos de luces. Un material cuya versatilidad le ha llevado a ser el favorito de millones de personas en todo el mundo para su nueva piscina.

Otras ventajas del poliéster como material

Otras ventajas que tiene la fabricación de piscinas o depósitos con poliéster pueden ser las siguientes:

Coste más reducido

Existen otros materiales en los que fabricar piscinas o depósitos a medida, pero el poliéster resulta más económico que la mayoría. De media, una piscina o depósito de poliéster puede tener un coste entre un 10% y un 20% inferior, así que el gasto es más reducido y merece la pena, tanto para particulares como para empresas.

Mantenimiento muy sencillo

El poliéster es un material altamente resistente que requiere de pocos mantenimientos especiales. En el caso de su uso en las piscinas, la misma no necesitará de un mantenimiento más allá del que necesita una piscina normal, tan solo controlar el nivel de PH para que se mantenga equilibrado. De igual forma ocurre con los depósitos de poliéster. Tan solo hay que tener claro que no se pueden usar productos abrasivos de limpieza que destruyan su superficie. 

Instalación más fácil y rápida

Tanto en el caso de piscinas como en los depósitos, su instalación ocurre de forma más rápida y sencilla. Las piscinas o depósitos de poliéster están listos para ser colocados en el lugar elegido por el cliente evitando tener que acometer grandes obras de excavación o similares. En el caso de que la piscina sea enterrada, quizá puede demorarse la instalación de 2 a 3 días, pero no más. Es por tanto la solución ideal para cuando se necesita una instalación en el menor tiempo posible.

Elementos estancos

A diferencia de piscinas excavadas o de depósitos fabricados en otros materiales, el poliéster es un material estanco que evita cualquier posible fuga de agua o de cualquier otro líquido. Esto es posible porque las piscinas de poliéster suelen ser monocasco, algo imposible de lograr con una piscina de obra. De esta forma se garantiza una mayor durabilidad de la instalación, lo que hace que su relación calidad-precio sea aún mejor.

Desmontaje sencillo

Las piscinas o depósitos de poliéster se pueden desmontar de forma sencilla, al igual que su instalación. De esta forma, particulares y empresas pueden trasladar de ubicación sus piscinas o depósitos según sus necesidades. Esto hace posible trasladar la piscina a otra vivienda en caso de mudanza o usar los mismos depósitos en otra ubicación de la empresa donde resulten más necesarios. Esto evita un gasto de dinero en piscinas o depósitos nuevos, así que resulta muy ventajoso.

Como se puede apreciar no es de extrañar que el poliéster se haya convertido en uno de los materiales de moda tanto para elementos domésticos como para infraestructuras de empresas. Tan solo hay que contactar con una empresa del sector y encargar el diseño que más encaje en las necesidades que se tengan para disfrutar de piscinas, depósitos o cualquier otro elemento durante años.