¿Perro en el coche?: Consejos para viajes seguros

Atraer a la mascota al auto con uno de sus juguetes puede reducir el estrés de viajar en coche. Foto: Christin Klose/dpa

(dpa) – Para algunos perros, viajar en coche es una tortura. Se estresan enormemente, mueven la cola y ladran o hasta pueden vomitar. “Pero uno puede acostumbrarlo a viajar en coche”, señala el entrenador Martin Rütter, que tiene un programa de televisión en Alemania. Rütter explica que el perro debe aprender que viajar en coche no es nada peligroso y que no tiene por qué tener miedo.

El experto opina que, por lo general, la clave del asunto está la primera etapa de vida, porque los nuevos amos suelen recoger al perrito en coche, y ese es el momento en que lo separan de sus hermanos y de su madre. A eso se suman los ruidos extraños del motor, y puede que el sentido del equilibrio del cachorro, que es muy sensible, se trastoque un poco con el movimiento.

Pero los amos pueden hacer que el animal le tome el gusto al coche aplicando algunos trucos. “Como primer paso se pueden colocar trocitos de comida en el interior del auto”, recomienda Rütter. También se pueden hacer juegos de búsqueda de comida o de “buscar y traer” algún objeto. Si el perro sube al vehículo y se queda tranquilo, se puede hacer ese mismo procedimiento con el motor encendido. El especialista recomienda sentarse en el coche, ponerse el cinturón y hacer de cuenta que se está listo para partir.

“Pero es importante no arrancar hasta que el perro deje de tener síntomas de estrés como jadeos, ni que salive demasiado”, apunta. De a poco se pueden ir prolongando los tramos y la velocidad, siempre y cuando el animal mantenga la calma.

“En líneas generales, todo entrenamiento tendría que terminar con un buen momento”, recomienda la veterinaria Yasmin Diepenbruck. “Hay que interrumpirlo a más tardar cuando el perro muestra los primeros síntomas de estrés o malestar.”

En las tiendas hay varios productos para transportar al perro de forma segura. Los arneses acolchados, por ejemplo, permiten que el animal tenga cierto margen de movilidad en el asiento trasero, pero si se produce un choque accionan sobre el cuerpo del perro. Colocar una red o una reja firme permite que la mascota viaje en el maletero y se mueva libremente, pero podría sufrir algún golpe en caso de accidente.

Los especialistas opinan que el modo más seguro de trasladar a un perro en coche es en una cesta de transporte. Se recomienda que vaya colocada de forma perpendicular al sentido de circulación en el compartimiento del maletero y detrás del respaldo del asiento trasero. Además, el cinturón de seguridad del asiento trasero debería estar trabado como si fuese alguien sentado allí, incluso aunque esté vacío. Eso hace que el asiento reaccione de un modo mucho más estable en caso de producirse un accidente. Pueden colocarse además pequeñas cajas en la zona de los pies detrás de los asientos delanteros.

Por supuesto, no será suficiente con animar al animal a meterse en la cesta y partir. El perro también deberá acostumbrarse de a poco. Rütter recomienda: “Al principio, la cesta puede estar en un lugar de la casa y servirle como sitio para descansar”.

Al comienzo del entrenamiento se puede colocar el juguete favorito del perro o una galleta para perros en la parte más cercana de la cesta de transporte y luego un poco más atrás, de modo que el animal vaya conquistando ese espacio paso a paso. Eso sí: la cesta debe permanecer abierta.

En un segundo paso se deja que el perro coma un hueso dentro de la cesta. “Si quiere salirse, se le quita el hueso, de modo que entienda que sólo puede comerlo en la cesta”, dice Rütter. Si entra en la cesta sin chistar, se puede cerrar la puerta por primera vez, pero sólo por unos segundos.

Pero atención: el especialista subraya que, cuando la cesta sea montada en el coche, es importante que vaya sujeta de modo de que no se mueva si el perro sube o baja con envión.

Por Jeannette Hix (dpa)