OnePlus 9 Pro, el móvil con cámara de Hasselblad

Hasselblad
Foto: Oneplus/dpa

(dpa) – Qué fotógrafo no conoce las cámaras de formato medio Hasselblad, la mítica marca que llegó a colocar una cámara en la Luna, en manos de los astronautas de la misión Apolo XI. La compañía sueca Hasselblad, desde 2017 parte del grupo chino DJI, ha hecho historia en el mundo de la fotografía.

Con el objetivo de introducir mejoras en las cámaras de sus móviles, OnePlus se ha asociado ahora con la prestigiosa marca, y las tecnologías desarrolladas en conjunto se han integrado en los nuevos OnePlus 9 y 9 Pro. En el módulo fotográfico de ambos modelos destaca la inscripción “Hasselblad”.

Al estilo de otras asociaciones estratégicas, como la de Leica y Huawei, o la emprendida por Nokia y Zeiss, el objetivo de OnePlus es beneficiarse de los conocimientos y el nombre de un veterano de la fotografía para así mejorar los resultados de las cámaras de sus dispositivos.

Según la empresa china, la cooperación con Hasselblad será inicialmente por tres años. El OnePlus 9 Pro es la primera etapa, aún bastante discreta, de esta asociación.

El acuerdo se centra básicamente en introducir una serie de mejoras en el software, concretamente en la calibración del color del sensor de la cámara IMX789, desarrollado con Sony. Hasselblad y OnePlus han definido conjuntamente cómo se capturan, ajustan y reproducen los colores para el OnePlus 9 y 9 Pro.

Además, la aplicación de la cámara incorpora el aspecto de las nuevas cámaras Hasselblad, con un botón de disparo naranja y el típico sonido de las mismas al accionar el obturador.

En el futuro, la alianza prevé también trabajos de optimización en sensores, objetivos y lentes. El inicio de la cooperación es más discreto que otros anteriores intentos fallidos, como aquel entre Hasselblad y Motorola con el módulo de cámara acoplable para la familia Moto Z.

¿Y cómo se siente esa pequeña contribución de Hasselblad en el OnePlus? En resumen: bien. La cámara del 9 Pro se inicia y enfoca rápidamente, casi siempre dispara muy rápido y ofrece imágenes impecables. Incluso capta de forma atractiva las fotos a contraluz y del cielo. Los puristas podrían encontrar los colores demasiado vivos.

Incluso el modo automático ofrece excelentes fotos. Quienes deseen más pueden definir, en el modo Pro, muchos ajustes por sí mismos, así como también guardar y editar las fotos como archivos RAW de 12 bits sin pérdidas.

El modo retrato, las fotos macro y nocturnas, así como el efecto miniatura “tilt-shift” ofrecen más posibilidades; la inteligencia artificial reconoce las escenas y optimiza las cámaras.

El 9 Pro filma vídeos en una resolución de hasta 8K con 30 fotogramas por segundo y directamente en HDR. Para ello se pueden utilizar las cámaras principal y ultra gran angular. Los resultados con poca luz son impresionantes.

El cuarteto formado por cámara principal de 48 megapíxeles (MP), ultra gran angular (50 MP), teleobjetivo (8 MP) y cámara monocromática (2 MP) no tiene nada que envidiar a los innovadores equipos del iPhone 12 Pro Max o del Galaxy S21 Ultra. Solo el zoom óptico, con un máximo de 3,3x, es inferior al de Samsung.

En comparación con el sistema de cámaras, el resto del 9 Pro pasa un tanto desapercibido. Lo que no es justo, ya que ofrece en todos los aspectos tecnología de punta: procesador Snapdragon 888 de Qualcomm, hasta 256 GB de almacenamiento UFS 3.1, de 8 a 12 GB de RAM, conexión inalámbrica 5G y mucho más.

El sistema operativo Oxygen OS, basado en Android 11, es fácil de usar en comparación con algunos otros sistemas Android y facilita a los usuarios la configuración y el manejo del móvil. La empresa promete actualizaciones para el sistema operativo durante al menos dos años y actualizaciones de seguridad durante al menos tres años.

La pantalla es un placer en el uso diario: en función de las necesidades —desde la edición de imágenes hasta los videojuegos— puede variar la frecuencia de actualización desde la imagen fija hasta 120 fotogramas por segundo.

La reproducción cromática cubre una gran parte del rango natural de colores, y el desplazamiento es extremadamente suave. Un sensor situado en la parte delantera y trasera del dispositivo garantiza la correcta visualización del color con cualquier luz.

OnePlus utiliza para la pantalla QHD (3216 a 1440 píxeles) una tecnología llamada LTPO, que promete una reducción del consumo a la mitad. A pesar de los 4.500 miliamperios hora de capacidad, si se activan todas las funciones de confort, el nivel de carga de la batería del 9 Pro desciende muy rápidamente.

La solución de OnePlus al alto consumo de la batería se llama Warp Charge 65. La gran fuente de alimentación de 65 vatios carga la batería al 75 por ciento en 20 minutos; para la carga completa se necesitan algo menos de 30 minutos.

La carga inalámbrica también es rápida: 43 minutos para cargar completamente la batería con una estación de carga Warp opcional. El truco: el dispositivo contiene dos baterías que se cargan en paralelo. Doce sensores de temperatura controlan el proceso de carga para que el dispositivo no se recaliente.

Veredicto:

Si bien el OnePlus 9 Pro tiene mucho que ofrecer, el precio de 900 euros (aproximadamente mil dólares estadounidenses) es mucho dinero para un teléfono móvil.

El dispositivo tiene un aspecto elegante y cuenta con una tecnología actualizada, buen software y un atractivo paquete de cámaras. Más allá de si se debe a Hasselblad o no, la cámara es un punto a favor y permite esperar más resultados de esta asociación. El OnePlus 9 Pro ya está disponible con 128 GB de almacenamiento.

La opción para quienes prefieran una alternativa más económica es el OnePlus 9, por 699 euros (o bien 799 euros con 256 GB de almacenamiento) a partir de fines de abril.

El modelo equipa un marco de plástico reforzado con fibra de vidrio, una pantalla un poco más pequeña, tres en lugar de cuatro lentes de cámara y prescinde de la cámara de zoom y la carga inalámbrica rápida.

Las opciones de la competencia son, por ejemplo, el Xiaomi Mi 11, los modelos S21 y A de Samsung, o la serie X3 de Oppo.

Por Till Simon Nagel (dpa)